Crónica de SARATOGA. 18 de Marzo en el Teatro de las Esquinas. Zaragoza

El pasado sábado 18 de marzo tuvimos el placer de recibir a una de las bandas mas grandes del heavy metal nacional en Zaragoza y que ésta  nos transmitiera unas cuantas cosas. Entre ellas, que esta nueva formación de lujo de Niko del Hierro al bajo, Dani Pérez a la batería, Jero Ramiro a la guitarra y Tete Novoa a las voces es una formación mas que consolidada y de la que se espera mucho y durante muchos años. Mensaje de solidez de la banda y buen hacer  sería en líneas generales lo que pudimos constatar de su último concierto en el Teatro de las Esquinas.

La sala no consiguió el lleno esa noche, fueron unas 250 personas las que se acercaron a la fiesta del heavy metal nacional.

La banda presentaba su último disco «Vivir en el bien, morir en el mal». No sería un set list  lleno completamente de éxitos como fue su anterior gira, si no, que fue una noche para presentar muchos de los temas de su nuevo disco. De todas formas, una banda con la cantidad de himnos como Saratoga, no escatimó en recurrir al repertorio de éxitos de una carrera en la que a final de este año hacen 25 años.

 

El concierto comenzó afrontando temas de su nuevo disco: Perseguido y Volverá . Después de estos dos temas comenzaron a sonar canciones míticas como Tras las rejas o Maldito Corazón.

Aquí uno de los éxitos de su última etapa: No sufriré jamás por tí.

Lo decíamos al principio de la crónica, y es la  solidez que fue capaz de transmitir la banda. Entre este buen ambiente, y la maestría de cada uno de sus integrantes,  fueron cayendo poco a poco los temas de su nuevo disco: Mi Venganza, Morir en el Bien Morir en el Mal y El Vals de la Rosa Herida.  Todos ellos mezclándose con himnos, de los cuales Tete hacía referencia en el concierto hablando de la dificultad de elegir setlist en una banda de 25 de años de carrera.

No podíamos cerrar esta crónica sin mencionar la voz de Tete Novoa, este chico es el alumno perfecto de «la escuela del  metal». Pura energía encima del escenario. imagen y mucha actitud para vender una banda de heavy metal y una voz que no conoce la imperfección.

Como curiosidad, antes de muchas canciones se dedicaba a cantar las típicas notas en diferentes tonos para que, desastrosamente, lo siguiera el público. Tanta perfección y minutos perdidos en esas «clases de canto» para el respetable se podrían aprovechar, por ejemplo, para tocar otra canción. Esto solo es una sugerencia.

 

En resumidas cuentas podemos decir que Saratoga está en plena forma, cual máquina de éxitos bien engrasada y en pleno funcionamiento. Sólo podemos esperar  a que la banda madrileña vuelva a ofrecernos un espectáculo así en una próxima gira.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *