Crónica EL ALTAR DEL HOLOCAUSTO Las Armas (15.3.2024)

La semana santa llegó pronto a Zaragoza. El pasado 15 de marzo fue viernes, pero viernes santo, viernes de homilía o eso decían los carteles pegados en alguna que otra pared. El Altar del Holocausto llegaba a las Armas a dar su concierto, su misa o como lo queráis llamar.

La banda instrumental movilizó a decenas de personas que prácticamente llenaron la sala del Gancho. Sin teloneros, una melodía empezó a resonar en toda la sala dando comienzo al concierto. Fue entonces cuando Reaper Model, Weasel Joe, Reverb Myles y Skybite salieron a escena entre aplausos.

Hacía ya casi dos años que la banda tocó en nuestra ciudad (Centro Cívico Delicias, 2022) por lo que el público ansiaba el regreso del grupo con sus nuevas novedades. Y es que en ese mismo año, a los pocos meses de visitarnos, sacaron su EP «De Euforia y Nostalgia» y nos quedamos sin escucharlo en directo. El otro día nos quitamos esa espinita.

Con una setlist conformada por esas canciones de títulos interminables -que todos nos preguntamos si caben en un folio A4- y de una duración igual de larga que esos títulos, disfrutamos de una hora y media de concierto que no dejó a nadie indiferente.

La química y complicidad entre los músicos sobre el escenario era un añadido más al espectáculo. Skybite y Reverb Myles se hacían constantes señas mientras que Weasel Joe era el “profeta” que se acercaba al público. La proximidad era tal que hasta te dejaba tocar las cuerdas de su guitarra.

Nosotros también participamos en el espectáculo. Se nos llamaba a acercarnos, a callar, a escuchar…Eso sí, llamadas en silencio, otro elemento indispensable en las homilías de El Altar del Holocausto.

Todos lo pasamos genial, pequeños y grandes. En primera fila estaba el pequeño Nacor, vestido también de fiel, tocando la guitarra en el aire. Les llevaba siguiendo por las diferentes fechas de la gira y disfrutaba cada concierto como si fuera el primero. Los grandes en cambio, con un par de cervezas, pedían solos de batería y de bajo haciendo reír a los músicos. Una misa de buen rollo vaya.

Comenzando el final, el estado de paz se rompía con el guitarrista solista saltando del escenario y abriendo a las masas en dos lados. El wall of death que trae el grupo ya es un momento mítico de sus conciertos con el que se busca añadir ritmo en la recta final del show.

Así, concluyó con “Lucas”, “Because evident is God’s wrath from heaven against all impiety and injustice of men, that they stop the truth with injustice” y “El Que Es Bueno, Es Libre Aún Cuando Sea Esclavo; El Que Es Malo, Es Esclavo Aunque Sea Rey”.

Acabamos esta crónica como las oraciones, con un “amen”, pero como dice la guitarra de Weasel Joe, sin tilde, reflejando el cariño recogido en Las Armas para el grupo.

Redacción: Paula Giral
Fotografía: Trovador Fotografía

Facebook

Instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *