Crónica IBERIA SUMERGIDA La Casa del Loco (8.3.24)

La nostalgia es un componente de atracción innegable. Y la música, difusora y catalizadora de sentimientos y emociones, no es en absoluto indiferente al poder que el recuerdo puede suscitar en el oyente.

Iberia Sumergida es una banda tributo de los idolatrados Héroes del Silencio que, después de más de 1.000 conciertos, se ha ganado por derecho propio a ser catalogada como una de las mejores cover-band de nuestro país. En efecto, Iberia Sumergida maneja a la perfección la nostalgia de toda una generación ávida de revivir una historia, la de Héroes, que es una historia de lenta gestación, rápido explotar y prematuro final. Sin embargo, el éxito no es gratuito y emular la música de Héroes en salas llenas, concierto tras concierto, requiere una fidelidad, una calidad y un feeling especiales y por muy por encima de lo común en lo que a bandas tributo se refiere.

En esta ocasión, la banda volvió a marcarse un lleno el pasado ocho de marzo en La Casa del Loco, tal y como hiciera en mayo del año pasado. Con nuevo guitarra y baterista, pero con la misma entrega y pasión, Iberia Sumergida volvió a hacer un profundo repaso por la discografía de Héroes del Silencio. La primera mitad del concierto se centró específicamente en los dos primeros trabajos de Héroes, “El Mar No Cesa” y “Senderos de Traición”. La segunda mitad contó con una mezcla de los cuatro discos más alguna que otra rareza. El set list fue, ante todo, extenso. La discografía oficial de Héroes del Silencio, excluidos interludios e intros, cuenta con 47 canciones. Hasta 25 pudimos disfrutar en la descarga de Iberia Sumergida, de casi dos horas y media de acción. El orden también fue muy acertado y siempre in crescendo, incorporando cada pocos temas canciones que provocaban el delirio del público. “Héroe de Leyenda”, “Apuesta por el Rock & Roll”, “Entre Dos Tierras”, “Iberia Sumergida”, “Maldito Duende, “Sirena Varada”, “Avalancha” y la postrera “La Chispa Adecuada” fueron las canciones más coreadas de la noche. Aparte de traernos el emotivo cover de la canción de Más Birras, Iberia Sumergida introdujo fragmentos de canciones del disco “Rarezas” editado en 1998, dos años después de la disolución de la banda. En concreto, pudimos disfrutar de un buen fragmento de “… Y Parasiempre” intercalado en la canción “Decadencia” y de algunos versos de “Virus”, intercalados igualmente entre medio de “Rueda Fortuna”.

El sonido acompañó durante toda la actuación, con un buen equilibrio entre instrumentos. La ejecución fue igualmente sobresaliente. La voz de Javier De Pedro es un valor seguro, al contar con un registro francamente reconocible que permite al oyente meterse de lleno en las canciones. Se agradece también ese look del Bunbury de Avalancha para sumergir mejor todavía al público en la acción. En cuanto a su personalidad y formas en el escenario, mantiene un estilo propio bastante sobrio y no abusa de la simple copia del original. Interactúa mucho con el público y se lo mete en el bolsillo en los momentos adecuados. Todo un frontman al que da gusto seguir de lado al lado del escenario. A la guitarra baja (como le gusta decir a De Pedro) encontramos a El Indio Daniel Sánchez, que con su gran presencia permite que Iberia Sumergida suene a la perfección con solo una guitarra, incluso en los temas en los que el original contaba con la segunda guitarra de Alan Boguslavski, el quinto Héroe. En la batería, Humberto Sanabria sonó contundente y preciso y la banda ha ganado en fuerza con respecto a las últimas visitas que Iberia Sumergida había hecho a la capital maña. En la difícil tarea de emular al maestro Valdivia encontramos a Alejandro Marrupe, quien se encontró cómodo en su primera visita a Zaragoza con Iberia Sumergida. El gran protagonismo de su sonido derivado de tener una sola guitarra fue clave y destacó especialmente en las canciones más cañeras como El “Camino del Exceso” o “Avalancha”. Tanto él como Humberto se incorporaron a la banda en septiembre del año pasado y el acople ha sido muy bueno. Sonido continuista con respecto a lo que conocíamos, pero manteniendo la fidelidad y la alta calidad. En definitiva, Iberia Sumergida llevó a cabo un show muy convincente durante casi dos horas y media en su ya clásica visita anual a Zaragoza. Que digan lugar y fecha para la próxima, que nosotros pondremos el llenazo. La Ciudad Inmortal siempre recibirá con los brazos abiertos a quien tan dignamente use el atuendo de Héroe.

Redacción y fotografía: Mario Ariza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *