Crónica Orphaned Land + Subterrannean Masquarade + System House 33 en Zaragoza

En pleno Domingo de Ressurección y de la mano de Madness Live, llegaban a Zaragoza las tres bandas asiáticas Orphaned Land, Subterranean Masquerade y System House 33 para hacernos disfrutar de un show inolvidable con algunas sorpresas.

System House 33

Puntualmente a las 19:10 saltaron al escenario los System House 33, provenientes de la India. Desde las primeras notas, la banda nos hizo entender que no se venían con bromas y que su plan era aplastarnos las cabezas con su potentísimo thrash/groove metal. El líder y vocalista de la formación, Samron Jude, enseguida estableció contacto con el público, contando curiosidades sobre su lejano país e incluso invitándonos a todos a visitarlo. Gran parte de los temas presentados provenía del último álbum, recién sacado del horno, titulado “End Of Days”, y eso que estamos en Pascua...”, bromeaba el vocalista presentando el tema homónimo. También pudimos escuchar temas de los anteriores discos de la banda, como “Despicable Idolatry”, donde Samron nos habló sobre las más de mil religiones que hay en su país. La guinda del show, al menos para mí, llegó con “Stand Up”, un fantástico tema sobre la superación, con la que el grupo nos hizo cantar junto a ellos. El público maño no defraudó y a pesar de que en la sala no había más de 50 personas, el estribillo “Let’s stand up today, I’m stronger and prepared to fail. There’s nothing gonna stop us in our way. Let’s stand up today…”, sonó con  una potencia que llenaría la sala. En todo momento se notó que la banda disfrutaba con el feedback del público, que sabe interactuar con este y consigue atraer su atención. Al finalizar los aplausos sonaron durante un buen rato, incluso después de bajar los músicos del escenario, dejando a Samron como el único representante para recibir las ovaciones, al que correspondió con gestos de agradecimiento. No hubo tiempo para alargar demasiado este momento, porque aún nos esperaban dos fantásticas bandas y el show debería continuar. Pero no cabe duda de que los System House 33 se supieron hacer un hueco entre la lista de bandas siempre bienvenidas a Zaragoza.

Subterranean Masquerade

Los siguientes en actuar fueron los israelíes Subterranean Masquerade ya ante unas 80 personas debajo del escenario.  En un principio la atención recayó en el  perfume que salía de la sala con los inciensos que habían dispuesto a los bordes del escenario creando un ambiente especial. Pocos de los presentes estábamos realmente preparados para lo que venía a continuación. El tremendo carisma y energía del líder de la banda, Vidi, es absolutamente hipnótico, aunque a mí durante los primeros minutos me provocó una extraña sensación de inquietud o, incluso, algo de ansiedad. Viendo al cantante que no para quieto, subiendo “a todo lo subible”, pensé: “A este paso, el hombre terminará colgado desde el techo” . Como si me hubiera oído, acto seguido Vivi subió al poste situado en uno de los laterales del escenario, cantando desde ahí, e incluso desapareciendo de la vista de algunos despistados que por un segundo dejaron de seguir sus movimientos.

El setlist se centró en el último trabajo del grupo “Vagabond”, convirtiendo el concierto en una gran fiesta bajo un constante lema de paz y fraternidad. Entre los momentos más inolvidables incluiría “Kippur”, cuando Vivi compartiría una máscara con uno de los asistentes al que invitaría al escenario entre las carcajadas del público y sonrisas de los miembros de la banda, ya que el chico no era nada tímido y montó un auténtico show. Al acabar el tema y sin ninguna intención de que la fiesta decayera, Vivi nos anunciaba  de que iba a ocurrir algo especial (como si lo que acaba de pasar, fuera lo más normal del mundo vaya…) Con tal motivo al escenario subió Yalon Shori, el antiguo batería de la banda, actualmente ocupándose de documentar la gira haciendo fotos y vídeos. Pero claro, como no puede haber dos baterías tocando el mismo instrumento, el Bambino cedió sus baquetas al documentalista para posteriormente ponerse … ¡A cantar! Quizás no llegó a la altura del cantante, quien emite con la misma facilidad los profundos guturales y las voces limpias, pero su actuación fue recibida con grandes aplausos.

El show llegó a su fin con “Hymn of the Vagabond”, con Vivi bajando del escenario y corriendo entre el público (llegué a temer seriamente por su integridad). Al final del tema, la banda invitó al escenario, a bailar y cantar, a todos los que quisieran, e incluso la famosa “foto finish” se hizo con la mitad del público en el escenario, ya que, según el vocalista “Vosotros también sois miembros de la banda”.

En resumidas cuentas el concierto de Subterranean Masquarade fue uno de los mejores, más sorprendentes y más emotivos que he visto en los últimos 10 años. Espero de todo corazón que pronto podamos volver a ver a esta bandaza en los escenarios españoles.

Orphaned Land

Después de una pequeña pausa, la cual vino muy bien para calmarnos un poco y refrescar las gargantas, llegó el turno de las estrellas de la noche. Con su atuendo habitual y con el micro de Kobi adornado por un pañuelo palestino, los Orphaned Land empezaron el show con «The Cave», el primer tema del disco que venían a presentar  esa noche, “Unsung Prophets & Dead Messiahs”. Como novedad, y tal y como nos contaron en la entrevista que publicamos hace poco, en el escenario apareció un nuevo miembro de la banda, la teclista Sharon Mansur.

Tras continuar con el famoso «All Is One» el concierto comenzó a cobrar intensidad  haciendo bailar y cantar a sus fans más acérrimos. ¡Tuvimos incluso un bailecito de Matan detrás de la batería! Pero lamentablemente había un gran problema, la voz de Kobi era casi inaudible. Personalmente, durante varios minutos estuve dando vueltas por el recinto, buscando un sitio donde poder escuchar mejor y finalmente me posicioné en el lateral derecho del escenario, donde la cosa parecía mejorar un poco. Por desgracia, este problema deslució mucho a lo que iba a ser la guinda del pastel de la velada. Después del concierto pude hablar un momento con Chen Balbus, quien me explicó que los teloneros trabajaron con el técnico de sonido de la organización (y sonaron perfectamente) y los Orphaned Land con el suyo propio, y a pesar de probar durante gran parte de la tarde, no lograron conseguir el sonido adecuado.  Para los que no conocéis el Centro Cívico Delicias, la sala es un ruedo con cúpula, con capacidad de unas 400 personas (si no me equivoco), y el hecho de que no se llenó ni una cuarta parte (la fecha no ayudó en absoluto, ya que durante la Semana Santa mucha gente se va fuera de Zaragoza) influyó mucho en el sonido final. Sin embargo, Chen, guiñando el ojo, me dijo: “Yo sí que oía bien a Kobi (por el “pinganillo”).  Créeme, estuvo genial”.

Pero volvamos al concierto, los Orphaned Land hicieron un repaso a toda su discografía tocando los temas más destacables y queridos por el público, a menudo entrelazando unos con otros. Kobi, como siempre suele hacer en sus conciertos, abandera el ideal de convivencia pacífica entre varias razas y religiones destacando como algunas personas  parecen estar empeñadas en impedirla. Esta vez su mensaje fue reforzado por su reciente paternidad. El nombre de su hija, Layla, estuvo presente incluso como introducción a uno de los temas, “In the Never Ending Way”, cantado junto a Kobi por todo el público. El emotivo concierto terminó con “Norra el Norra” entrelazado con “Ornaments of Gold”.

Es el segundo concierto de Orphaned Land que veo y he de reconocer que se ven algo deslucidos al compararlos con el sonido del disco original de la banda. Es de comprender  ya que el trabajo de producción de esta banda es enorme, lleno de coros y efectos  imposibles de reproducir en el escenario. Sin embargo, es imposible no disfrutar y no emocionarse durante el directo de Orphaned Land, así que los aplausos fueron largos y sinceros.

Después del concierto hubo tiempo para encuentros y charlas con las bandas en sus puestos de merch. Pudimos saludar a todos los miembros de Subterranean Masquarade y System House 33. ¡Mil gracias a ambas bandas por su cercanía y simpatía!

En representación de Orphaned Land aparecieron Chen, Idan y Sharon  durante unos minutos. Matan. Kobi e Uri prefirieron la tranquilidad del camerino, desilusionando a algunos fans que esperaban poder encontrarse con ellos. La mención especial se merece Nacho, quien vino desde Madrid para poder ver a sus ídolos en directo.

Y así, entre buen ambiente, amistades nuevas y mucho metal, la gran noche llegó a su fin para ser recordada durante mucho, mucho tiempo.

TEXTO: ALEX IRONGIRL
FOTOGRAFÍA Y VIDEO: EVA SOLEMBLA

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *