Crónica WHITE COVEN, Zaragoza 5/11/2022

Crónica WHITE COVEN, Zaragoza 5/11/2022

Corría octubre del año 2015 cuando presencié mi primer directo de White Coven en el centro Cívico Las Armas y terminé con la mandíbula desencajada por la maravilla de concierto que dieron entonces.

El sábado pasado, 5 de noviembre, después de siete años sin volver a ver a la banda, y cuatro años sin pisar ellos los escenarios, nos hemos “reencontrado” en el concierto -presentación de su segundo LP en el Centro Cívico Delicias. Las expectativas eran muy altas, pero una vez más me ha fallado la imaginación, porque he podido presenciar un espectáculo tan tremendo que es difícil de describir con palabras. Esta vez no sólo me quedé boquiabierta, sino también casi me estalló la cabeza. Pero vamos por partes.

Pasadas las siete de la tarde empezaron a llegar al recinto los primeros asistentes al concierto y puntualmente a las 20 horas se abrieron las puertas de la sala de conciertos, la cual se llenó casi en su totalidad en cuestión de minutos. He de decir que hace tiempo que no veía el Centro Cívico Delicias tan lleno, no es nada fácil hoy en día completar un aforo de 400 personas, cosa que en este caso no se consiguió por muy poco. Aunque éramos muchos, el ambiente fue muy familiar, todos visiblemente emocionados estábamos esperando la “gran vuelta” de White Coven. ¡Y vaya que sí lo fue!

Media hora después de la apertura de puertas, por fin se acabó la espera y ahí estaban: Sara, Carlos, Josete, David, Dani, Juan y Mario. Radiantes y sonrientes empezaron el concierto con “Too Late”, uno de los temas del nuevo disco. Y enseguida estaba todo claro: que una vez más el grupo no va a defraudar y que durante los años de su ausencia en los escenarios han madurado y mejorado aún más si cabe. Sin duda ninguna los White Coven son una banda del directo.

Para el siguiente tema, “Rambling Rose” (y con varios más durante el concierto), el grupo pudo contar con las maravillosas voces de Jesús Bravo, Sara Sanroman y Eva Lago en los coros.

No puedo seguir escribiendo sin antes mencionar la gran labor de los técnicos: Marc y Rafa. Gracias a Marc pudimos escuchar cada nota de cada instrumento, cada susurro y grito de Sara, los coros y el violín de forma cristalina. Sonorizar de forma tan impecable un recinto tan difícil, con hasta once músicos en el escenario es un logro al alcance de muy pocos. Rafa también hizo maravillas con la iluminación, ayudando a contar las historias que nos presentaba la banda y creando con ello un “todo” muy bien pensado y cuidadosamente preparado.

Volvamos al escenario, donde después de la sofisticada “Brown Eyed Lady” el ambiente dio una vuelta de 180º y nos trasladamos al puro estilo country al son de “Farewell”, esta vez con la colaboración de Noelia Gracia al violín. A estas alturas podía ver a ni una persona quieta en la sala, esto era una gran fiesta y tanto el público como la banda se lo estaban pasando en grande. Acto seguido los White Coven nos preparaban una sorpresa: pudimos escuchar un nuevo tema: “Old Time Blues”.

Y así llegamos a la parte más emotiva del evento, marcada por dos grandes temas: “Overseas” y posteriormente la tremenda pieza instrumental: “Orpheus”, dedicada por White Coven a Jesús Penón, fallecido hace unos meses, gran divulgador de la música y padre de Dani, el batería de la banda. Ambos temas emocionaron mucho al público y se llevaron largas ovaciones, incluida una especial para Juan, presentado por Sara como compositor de “Orpheus”.

Durante esta parte del concierto se hizo más que evidente el gran trabajo de Rafa con las luces, el ambiente creado en el escenario es casi imposible de describir, nos trasladamos a lugares y tiempos muy lejanos y mágicos, por momentos me parecía estar en un concierto de Pink Floyd por ahí por los años 70. Y no apetecía volver, pero todo llega a su fin así que Sarita, luciendo un nuevo look, nos presentó otro tema nuevo: “Love in Stereo”, seguido por “Jungle Trip of the Seventh Samba’s Seed”. Y este fue el tema que casi me vuela los sesos. Lo escuché en el disco, pero lo que hicieron los White Coven en directo fue apoteósico. Pocas bandas se atreverían meter en el mismo tema rollo psicodélico que ni Woodstock podría superar, mezclarlo con pompas de jabón en el escenario, añadir un solo de batería impresionante con ritmos de samba incluidos, y terminar con la guitarra llevándonos directamente a las estrellas. Este fue el momento en el que literalmente me he cogido de la cabeza, me giré hacia los técnicos (al no poder estar en las primeras filas, me coloqué delante de la mesa de sonido), y le dije a Marc “lo que estáis haciendo es una auténtica barbaridad, ¡enhorabuena!” Y me contestó “es que tocan muy bien”. ¡Desde luego que sí! No me puedo imaginar hacerlo mejor. Los aplausos hubieran sido interminables, si no fuera por los esperados “bises”, así que llegó tiempo para “Inglorious Diva” con Sara absolutamente rompedora y despampanate. Pasamos a la típica presentación de todos los músicos, Sara los nombra a todos, llega tiempo para el último tema y… de repente salta Carlos “oye, a mí no me has presentado”. ¡Es verdad! Sara, por favor, ¡te has olvidado del bajista! No sé hasta qué punto este momento estaba “guíonizado”, pero me da que no y que ha sido un simple desliz. En fin, yo como fan empedernida de la sección rítmica en general y de los bajistas en particular os puedo asegurar que no había oído un bajo sonando tan bien en directo desde… desde… mejor corramos un tupido vuelo sobre ello… En fin, ¡bravo, Carlos y bravo Marc!

Y para finalizar el concierto ¡Cómo no! “Your Time is Over”. Un tema perfecto para cerrar un directo, pero, como nos dijo Sara “sin embargo, esto no ha hecho más que empezar” Y yo, como fan de White Coven, sólo puedo desear que así sea.

Nota especial: sin despreciar a los demás miembros de la banda, podría pasarme todo el concierto viendo solamente a Josete en los teclados, es un gran “show” aparte.

Para terminar, repito lo dicho en principio, es casi imposible describir lo que vimos y lo que sentimos durante este concierto. He hecho lo que he podido para acercaros una migaja de este ambiente tan especial, sin embargo os animo a que lo viváis personalmente, porque estoy segura de que os vais a quedar maravillados. Dicho eso, muchas ganas de repetir y espero que sea en breve, ¡Gracias, White Coven!

Redacción: Alex Irongirl
Fotografía: Vicente J. Cabello

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *