Entrevista a Laudano «…las redes sociales nos ayudan a estar conectados, pero también son pasto de la mediocridad por parte de una mayoría que sólo busca el éxito rápido y vacío»

Entrevista a Laudano «…las redes sociales nos ayudan a estar conectados, pero también son pasto de la mediocridad por parte de una mayoría que sólo busca el éxito rápido y vacío»

Da mucha rabia cuando descubres que tu vecino del quinto es el mejor chef de España, y tu llevas toda la vida comiendo en el Mc Donald de cinco barrios más para allá.

Pues aquí pása lo mismo, a tiro de piedra tenemos a Alberto que lleva más de 20 años tirando del carro de Láudano, una delicia musical, y seguimos tirando de comida basura de exportación,..

En fin, saludos, Alberto, que tal andamos de salud, ¿hemos dado esquinazo al bicho?

Saludos… afortunadamente bien, teniendo en cuenta la situación que nos ha tocado vivir a tod@s.

Logroño, tierra de buen vino, comentario original, y cuna de Láudano. Cuéntanos como empezó esta hermosa locura,…

La historia de LÁUDANO comienza en 1997 tras la disolución de mi anterior banda en Logroño. La necesidad de tener cierta libertad e independencia a la hora de tomar decisiones en cuanto a lo creativo y musical se refiere, me lleva a crear este proyecto para dar rienda suelta a mis inquietudes musicales y personales.

Musa es tu último trabajo, aparecido en septiembre del año pasado, de la mano de Maldito Records,  pero como comentábamos, son más de 20 años dando el cayo.

Así es… el primer trabajo de LÁUDANO vió la luz en 2004; pero ya en 1999 había presentado diversos Singles en varios sellos discográficos. Al no tener respuesta de ninguno de ellos, decido autopublicar los primeros discos de la banda para intentar hacerme un hueco en la escena sin depender de terceras personas. Sabía que al no tener respaldo de los medios sería un camino difícil… pero que, por otro lado, tendría la libertad de poder enfocar el sonido de LÁUDANO tal y como yo quería.

En 2004, Onírico, rompía el hielo, y era tu carta de presentación. Propuesta arriesgada, aun en aquella época.

No creo que fuera una propuesta arriesgada… por aquel entonces, había muchísimas influencias que llegaban a España de mano de un sinfín de bandas europeas que practicaban “darkwave” en sus infinitas orientaciones. Por aquel entonces, todavía no tenía la experiencia adecuada como para enfrentarme a una grabación completa… ese es el motivo por el cual el primer álbum tenía un sonido poco depurado. Todavía estaba buscando la “corriente” exacta donde poder englobar la música de LÁUDANO.

Finalmente, tome la correcta decisión (en mi humilde opinión) de no dejarme llevar por las etiquetas y simplemente hacer la música que creía que debía hacer.

Al ser un proyecto tan personal y especial, ¿en aquellos inicios te veías presentando tus trabajos en vivo, o Láudano empezó pensado en principio para el estudio?

Desde un principio LÁUDANO fue creado como un proyecto para ser presentado en directo; el inconveniente era que, al ser el único miembro de la banda, necesitaba rodearme de músicos para poder presentar en vivo las canciones que habían sido grabadas durante los primeros años. De esta manera, y con ayuda de un bajista y un guitarrista, comenzamos a dar una serie de actuaciones que nos llevan por diversas ciudades españolas. Con el paso del tiempo, me fui dando cuenta de que añadir músicos de corte clásico (violín, violonchelo, etc…) a las filas de la banda podría ser el ingrediente ideal para gestar una música con un acabado grandilocuente que mezclara el rock y el metal con la música neoclásica. De esta manera surge la música de LÁUDANO tal y como es ahora mismo.

Ya desde Onírico, que fue acompañado con un video musical, le has dado mucha importancia al aspecto visual, y me consta que en los directos, es pieza importante. Láudano es música y algo más?

En efecto… LÁUDANO es más que música. Me gustaría pensar que es un concepto que engloba el arte en todas sus manifestaciones. El aspecto visual acorde con la idea que cada álbum intenta transmitir, ayuda al oyente para poder interpretar de manera fiel el significado de cada disco.

Se podría decir que cada trabajo es concebido como si de una película se tratara… intento que la música hable por sí sola; que las letras tengan una forma y significado adecuadas a los arreglos musicales que acompañan. Por esta misma razón, la parte visual en los videoclips y el directo es muy importante. Afortunadamente, tengo la gran suerte de trabajar con profesionales que entienden a la perfección este concepto y que dan lo mejor de sí para que las imágenes estén a la altura de la música.

Dies Irae, de 2006, es vuestro segundo trabajo, tres años escasos para preparar un disco que según tengo entendido lleva detrás una carga de trabajo de aúpa.

Por desgracia el proyecto no pudo ser llevado a cabo como se pensó en un principio. Empecé a escribir “Dies Irae” como una sinfonía, y Susana Egea (miembro del sello STKM, en el que por aquel entonces yo me encontraba) sugirió la idea de ser llevado a los escenarios como si de una obra teatral se tratara. Evidentemente, era un proyecto muy ambicioso que no vio la luz… pero gracias a esta idea, tuve la oportunidad de conocer y colaborar con miembros de la coral del Teatro Real de Madrid. Así que me pareció una excelente idea grabar el segundo álbum de LÁUDANO como si de una ópera-rock se tratara.

¿Fue complicado contar con la colaboración de la coral que podemos escuchar en el disco?

En absoluto… ya he dicho antes que soy una persona muy afortunada. He tenido la oportunidad de conocer a lo largo de estos años magníficos músicos ( y mejores personas), que me han enseñado muchísimo y a los cuales tengo la suerte de poder llamar “amigos”.

Desde siempre me he sentido muy cómodo en el rol de compositor; y el hecho de combinar los elementos de la música clásica con otro tipo de estilos musicales como el rock solo hace que quiera seguir expresando mis inquietudes y visión de la realidad de esta manera

Sinfonía metálica, ópera rock, conceptos que hoy en día se atragantan a la primera de cambio, debido a la velocidad que llevamos en todos los aspectos de la vida. No sé si la mejor opción para degustar a Láudano es en el coche camino del trabajo, con prisas, pero es lo que nos ha tocado vivir. Como te llevas con las redes sociales, las ves más como un aliado o como un enemigo.

La música de LÁUDANO es muy intensa, pero no esta pensada para agitar melenas como si no hubiera un mañana; es más bien algo más emocional, pero que también apela a las entrañas.

Por desgracia, vivimos tiempos apresurados. Todo es asimilado de manera efímera, por lo que es más importante que nunca prestar atención a los detalles y ser conscientes de que tenemos que implicarnos directamente para que ciertas cosas salgan adelante. La información, medios de comunicación, etc… están contaminados; las redes sociales nos ayudan a estar conectados, pero también son pasto de la mediocridad por parte de una mayoría que sólo busca el éxito rápido y vacío. Comprendo que hoy en día Facebook, Instagram, Twitter… son necesarios para poder difundir nuestra obra y publicitarnos; pero son un arma de “doble filo”

Quintaesencia data de 2016, con otra fantástica portada, por cierto. ¿Quien se encarga de las portadas de tus discos?

He trabajado con diferentes personas a lo largo de estos años; para los 3 primeros álbumes “Onírico”, “Dies Irae” y “Lucifer” (Trilogía de los Sueños) el encargado de realizar todo el artwork fue Óscar Solorzano. Con “QuintaEsencia” trabajé con la fotógrafo y dibujante Rebeca Pastor. Finalmente, y después de trabajar con él durante los últimos 5 años, decidí que sería Carlos Tobes (Distrito101) la persona indicada para realizar la portada del álbum y vídeos promocionales de “Musa”, el último trabajo de LÁUDANO

Corrígeme si me equivoco, pero ¿te gusta trabajar en tu propio estudio de grabación, es más por comodidad o para evitar injerencias indeseadas?

Sobre todo para poder tener libertad en lo que a lo musical se refiere. La gestación de un álbum es una tarea ardua, y teniendo en cuenta la complejidad de la música de LÁUDANO y todos sus arreglos e instrumentaciones, no puedo imaginar pasar varios meses en un estudio de grabación ajeno con la inversión monetaria que eso supondría.

Desde hace algunos años he tenido la oportunidad de poder producir a varias bandas (además de los trabajos de Láudano) desde mi propio estudio de grabación. El hecho de poder tener un lugar que podría nombrar como mío en el que poder crear y disfrutar es una ventaja para poder desarrollar una obra completa tomándome el tiempo necesario para matizar, detallar y esculpir cada parte del sonido final del álbum. Necesito tiempo y tranquilidad para poder trabajar correctamente.

¿Quienes estáis a fecha de hoy dando vida a Laudano?

Desde hace varios años la formación de la banda se ha ido engrosando con varios músicos que ya pertenecen a LÁUDANO de manera oficial. Rebeca Cámara a las voces femeninas y Mónica Camarero a los teclados. También han colaborado el Cuarteto Clásico (Diego, Cristina, Virginia y Jose María) en los arreglos orquestales de los últimos trabajos… y concretamente el baterista Jorge Sánchez con un trabajo impecable a la batería.

Ahora mismo puedo afirmar con total seguridad, que la banda cuenta con el mejor elenco de músicos hasta la fecha.

Y con el 21 llega Musa, último cartucho hasta la fecha de Láudano. Duro proceso de composición,…

Se trata de un álbum gestado durante los meses de confinamiento extremo que tuvieron lugar en 2020 debido a la pandemia por Covid-19; este hecho y la muerte de mi padre han sido los detonantes de inspiración para la temática de ‘Musa’. El disco ha sido compuesto en forma de sonata debido a su tema constante y sus tres movimientos. El hecho de incluir varios instrumentos clásicos como clarinete, violonchelo y violín, en contraste con los arreglos de potentes guitarras y baterías, hacen de él un álbum ecléctico y conceptual

“Nihilismo versus esperanza” ante la incertidumbre en estos tiempos oscuros; ese podría ser el mensaje oculto del álbum. Y el nombre ‘Musa’ hace hincapié en la idea de tener un referente en la vida que nos empuje a seguir adelante, el mío es la música, pero cada persona debe de tener el suyo

Un placer disfrutar del camino entre partes más épicas y metaleras, si queremos llamarlas así, como el tercer movimiento de Musa, atravesar pasajes más cercanos al gótico mas tecno,…

Espera, “gótico”, tengo entendido que no te gusta mucho que te asocien con el término.

Entiendo perfectamente que las etiquetas ayuden a englobar un proyecto en una corriente determinada para poder ser reconocido fácilmente, pero en los últimos años he intentado huir del término “gótico” porque ha sido deformado y malinterpretado durante largo tiempo. Por otro lado, la imagen un tanto oscura y enigmática de la banda no ayuda para no ser encasillado, pero siempre he hecho especial hincapié en el término “rock neoclásico” para definir la música de Láudano.

Láudano ya tiene experiencia en directo, y ahora que parece que vuelve a salir el sol en cuanto a las actuaciones en vivo, ¿os veis en gira próximamente?

Afortunadamente, la edición de este álbum ha contado con el respaldo de un sello discográfico (Maldito Records), espero que eso ayude a una difusión más amplia de la banda para poder llegar más lejos en lo que a promoción se refiere; nos gustaría poder presentar el álbum en vivo como es debido y poder participar en festivales tanto nacionales como internacionales.

De todas formas, en la página web de la banda (www.laudano.com) existe un apartado de contacto para poder contratar nuestras actuaciones.

No he tenido la suerte, todavía, todo se andará, de disfrutar un directo, pero no me desentona para nada escuchar Musa en un teatro.

La eterna cuestión (risas)… en efecto, desde hace unos años llevamos nuestro espectáculo por diferentes ciudades; incluso tuvimos la oportunidad de viajar a Colombia para realizar una minigira de 3 conciertos. Muchas de esas actuaciones tuvieron lugar en teatros, y puedo afirmar que son los lugares ideales para poder disfrutar de la música de LÁUDANO en toda su magnitud. Eso no significa que una sala de conciertos no sea un lugar adecuado (de hecho, hemos actuado en muchas)… pero la solemnidad de un teatro va más acorde a nuestro estilo.

Ahora que hemos cogido algo de confianza, no se me ocurre nombre más adecuado para el grupo, por lo de adictiva y peligrosa de la propuesta musical.

El láudano es la droga romántica por excelencia; muchos de los artistas famosos del siglo XIX y escritores victorianos lo usaban o eran adictos a él. Acudían a sus musas para intentar crear la obra perfecta en brazos de sus efectos; por lo que era obvio para mí que si quería crear un proyecto donde poder dar rienda suelta a todas mis inquietudes a la vez que intentar encandilar a los oyentes (o incluso lograr que alguien se sienta identificado con mi música), el nombre de Láudano sería la carta de presentación ideal.

Como estamos todos tan llenos de prejuicios, y es difícil en ocasiones hacernos salir de nuestra zona de confort, ¿cómo convencemos al metalero de toda la vida para que de una oportunidad a Láudano?

Bueno… en realidad no pretendo convencer a nadie. Únicamente intento ser honesto conmigo mismo y disfrutar de este viaje… si afortunadamente alguien se suma a esta aventura y quiere disfrutar de la música de LÁUDANO, le aseguro que tendrá una experiencia única. Es un proyecto que bebe del rock, la música neoclásica, el metal, la poesía, la música lírica… incluso del progresivo; pero con un estilo propio, original y auténtico.

De todas formas… “música es música” y todo buen oyente y melómano podrá disfrutar de ello.

Lo dicho, compañer@, deja a un lado prejuicios, tómate unas horas de descanso de tu ajetreada vida, dale una escucha a la discografía de Láudano y hablamos. No se me ocurre tiempo mejor empleado.

Alberto, esperamos verte pronto sobre las tablas de nuestros dominios, sabemos que lo disfrutaremos, como lo podemos hacer de momento en disco.

Ha sido un inmenso placer poder mantener esta charla con vosotros… gracias por dedicar parte de vuestro tiempo en LÁUDANO con vuestra atención y palabras.

Os deseo lo mejor

Tomar nota, Musa, una delicia que te hará caer en el embrujo adictivo de Láudano, y si no, al tiempo,…

Redacción: Carlos G. Citoler

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *