Entrevista a Tito Cherres: “Estaba hecho polvo, porque veía que el bar no iba a poder salir adelante, me daba para comer y poco más”

Entrevista a Tito Cherres: “Estaba hecho polvo, porque veía que el bar no iba a poder salir adelante, me daba para comer y poco más”

El Bar Berlín Punk HC se encuentra en una posición crítica económicamente tras los efectos que ha causado la pandemia sobre el sector hostelero. La situación “grave y de extrema urgencia” ha llevado a la movilización de un Crowdfunding para recaudar dinero con el fin de salvar al local.

Link para colaborar

We were in a small cafe
And you could hear the guitars play
It was oh-so nice
Hey baby, it was, uh, paradise

Estábamos en un pequeño café
Y podías oír las guitarras tocar
Era, oh. tan genial
Hey bebé, era, uh, el paraíso

Así lo canta Lou Reed en su canción “Berlín”, tema que da nombre al pequeño bar situado en la “Zona Heavy” de Zaragoza.
De hecho, si cambiamos el café por la cerveza, podría resultar un buen símil para describir el entrañable bar regentado por Tito, su dueño.

Treinta y ocho años lleva representando a la escena punk zaragozana.
Casi cuatro décadas donde la música y la compañía han tenido un papel fundamental.

Este pequeño local tiene un dueño de gran corazón.
Todos los que hemos tenido la oportunidad de ir a escuchar un concierto o simplemente tomarnos unas birras allí, lo sabemos. La calidez y cercanía que se disfruta en este local se debe, en mayor parte, a la carismática persona que se encuentra tras la barra, Tito.

¿Qué funciones desempeñas en el bar?

Hago de todo, soy camarero, el administrador del bar, me encargo de la limpieza… pero también soy el psicólogo, el enfermero… ¡lo que haga falta!

¿Cómo nace la idea de montar un bar punk?

Mi proyecto era ser autónomo. Quería ser mi propio jefe. Que nadie me mandase ni me tocase la moral y sobre todo dar calor a mi gente.
Así que, junto a un ex-compañero, que en paz descanse, decidimos llevar este proyecto adelante. Te estoy hablando de los 80, después del año 79, cuando le conocí.

¿Por qué Lou Reed? ¿Por qué Berlín?
Reed es un maestro, me encanta. Rock n roll ¿sabes? De hecho, lo fuimos a ver hasta San Sebastián y sobre todo nos llegó la letra de una de sus canciones: Berlín.
Nos gustó el nombre y la expresión que contenía: hay que ser libres. Siempre hacia delante pero respetando a los demás. Mucha camaradería.

No hay Berlín sin música…

Para mi es muy importante. No solo lo mainstream, tanto grandes bandas como pequeñas, todas ellas tienen su espacio en el Berlín.
Grupos que estaban empezando y eran unos mataos que no los ponían en ningún lado, aquí siempre han podido tocar su música.
Si hasta cuando no eran tan famosos tuvimos a los Green Day durmiendo en el almacén
[risas].

Muchos jóvenes tocan de forma gratuíta en el Berlín, esto no sucede en muchos locales…

Si existe la oportunidad se la doy.
Tengo la suerte de administrar un bar que está insonorizado y en el que se puede tocar música, no cualquiera tiene eso, así que, por mi, el que quiera tocar que toque. Si quieren cobrar que cobren, yo no me llevo nada, todo para ellos.
Es una increíble oportunidad y quiero compartirla con los demás, sobre todo con los jóvenes, para que puedan expresarse.

Como pequeño negocio del sector hostelero, el Berlín ha sufrido muchas embestidas, pero siempre se ha mantenido firme gracias al apoyo que recibe por parte de sus clientes, que casi se podrían considerar familia para Tito.
El ferretero, amigo del dueño del Berlín, afirma:

“¿Porque viene aquí la gente? Sencillo, es hablar con Tito y todo son alegrías, nunca le verás con una mala cara. Eso si, el día que vino y nos dijo: “el bar se va a cerrar”, nos quedamos helados. En cambio, a él se le veía perfectamente. La procesión la llevaba por dentro. Puede estar jodido y en la tumba que no te va a llorar”.

Volviendo a Tito…

El Covid…
No me nombres al Covid… mira como estoy por el virus…Yo ya había tirado el bar a la cuneta…
En definitiva, problemas con el casero para mantener el local durante la pandemia ¿sabes?

Cuando empezaste a sentir que era el fin del Berlín?

Hace un mes.
Estaba hecho polvo, porque veía que el bar no iba a poder salir adelante, me daba para comer y poco más. Mi mujer y mis amigos trataron de echarme una mano pero no es tan sencillo…
Hasta hace poco nadie lo sabía, me lo estaba comiendo yo solo, porque siempre he sido de tirar por mi mismo. Llegó un día en el que no pude más y lo conté, “tengo una orden de desahucio”. De hecho, ¡la fecha databa de ayer!

El desahucio se ha paralizado gracias a donaciones que superan los 10.000 euros en casi 15 días ¿Te esperabas esta respuesta?

Que va, ni me lo creía y sigo sin creérmelo todavía. El problema que tenemos ahora es que pusimos esa cifra (10.000) por ponerla, sin pensar que podríamos alcanzarla. La cosa es que con esa cantidad no hemos terminado. Necesitamos un poco más, el doble para ser exactos, unos 20.000.
Puede que ahora la gente se piense que la crisis se ha acabado y no es así. Hablando con el casero hemos conseguido seguir adelante, pero aún nos queda camino.

¿Cómo te sientes?

Estoy muy contento, como un crío con zapatos nuevos.
Pero sobre todo muy agradecido y sorprendido por cómo ha respondido la gente. Esto sigue adelante, y lo más importante es que el Berlín va a estar abierto hasta ahora para quien quiera venir.

¿Cómo se puede seguir ayudando al Berlín?

No hace falta venir al bar a consumir, eso me da igual, porque yo entiendo que hay mucha gente que está hecha polvo por esto y no puede ayudar económicamente. Para mi, con que esa gente venga a verme y le pueda invitar a una cerveza, ya está, punto pelota. Solamente con tu presencia y que les hables a tu entorno de nuestro caso ya haces mucho.
Para aquellos que puedan contribuir económicamente tenemos un crowfunding, y una página de Facebook para difundir: “El Berlín necesita tu ayuda”.

¿Qué les dirías a todas esas personas que están luchando porque el bar siga adelante?

Que estoy muy agradecido de poder seguir aquí, y también agradecerles por los comentarios que me envían… sigo llorando, estoy impresionado… a veces tengo que parar de leer porque no puedo más…

Siento que me han demostrado esa confianza que tienen sobre mí a través de su presencia, de ese “no vamos a dejar que cierren el bar, aquí estamos”…

Así que…

Seguimos adelante y ¡lo que nos queda!

Rockanrollera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *