ouija

Reseña «SELENOPHILE IMPIA» de OUIJA

Reseña «SELENOPHILE IMPIA» de OUIJA

Aprovecha el momento, compañer@, porque Ouija están de vuelta.

Como ellos mismos dicen, nunca se fueron, nunca dejaron de estar, siempre vuelven, y…  ¡hay que aprovecharlo!
Estos animales montisonenses nos tienen acostumbrados a largos periodos de hibernación, demasiado extensos para nuestro gusto, pero a ellos les importa más bien poco.
O nada, porque esas son las reglas del juego, su juego.
Cuando les viene en gana sueltan un latigazo en el formato que les apetezca, ya sea un larga duración como su debut «Riding into the Funeral Paths» o como lo que era su último trabajo hasta le fecha, «Ave Voluptatis Carnis«; sin hacerle ascos a golpes más certeros y concisos como su anterior EP «Adversary», o este «Selenophile Impia» que nos ocupa.

Con cuatro trabajos en 26 años de vida, entenderás que te aconseje que no pierdas el tiempo y te hagas con esta declaración de intenciones de tres temas antes de que te arrepientas.
Grabado en los Nomad Studios lleidetanos y masterizado en Suecia por Magnus Andersson, Devo, antiguo bajista de Marduk, de la mano de Negra Nit y Blood Fire Death, Ouija resurgen de unas cenizas que nunca dejaron de quemar.

El corazón y la cabeza de Ouija siguen siendo Map y Midgard, Midgard y Map.
Que sean ellos quienes se repartan los roles.
Map continúa poderoso tras sus seis cuerdas, con mucha presencia y protagonismo durante todo el trabajo, luciéndose incluso en determinados pasajes, aunque conociendo la idiosincrasia de Ouija, el protagonismo personal queda apartado a un lado ante el todo del tema.
Y Midgard, que decir del bueno de Midgard, que ha dejado atrás los oscuros aullidos de anteriores trabajos para seguir sorprendiendo y maniatándonos con unos registros más variados, pasando de los susurros más escalofriantes a los más sombríos guturales, resultado de su evolución.
Porque es esto, evolución, lo que supura este Selenophile Impia por todos los surcos.

Y como, otra cosa no, pero experiencia y tablas no les faltan a ambos, han sabido rodearse de compañeros de viaje en esta nueva aventura que no hacen más que sumar.
Como muestra, y tras el ventoso inicio del tema que da título al trabajo, nos damos de bruces con el buen hacer de Gabriel Artina a la batería.
Un auténtico metrónomo que, junto a Shogoth a las cuatro cuerdas, manejan los tempos como les viene en gana, conteniendo a la bestia cuando toca y dándole carrete para que arremeta contra todo cuando interesa.
Los cambios de registro y arengas por parte de Midgard a las voces consiguen llevarnos a su terreno, donde quieren acorralarnos, para destrozarnos aplastados por un muro de riffs y guitarras cortantes casi hipnóticas.

Bajamos algo la velocidad en «Kerberos … Like Hell Dogs», aunque no así la pegada ni la agresividad en las voces, demostrándonos que tanto Map como JM101 a las guitarras también saben tirar de epicidad cuando se tercia, además de poderosos riffs, secundados por una batería que no deja de golpearnos el pecho al gusto.

Para finalizar, y dejarnos claro de que Ouija no han estado tumbados al sol durante todos estos años de inactividad pública, «Therianhtropic Involución», una suite de siete minutos largos, en la que, en pocas palabras, hacen lo que les viene en gana, ni más ni menos.
Continuos cambios de ritmo y ambientales, llevándonos de las más rabiosas cabalgadas sobre los parches de Gabriel a los más oscuros lamentos y arengas de Midgard, cantando fragmentos en castellano, envuelto todo en una tela de araña de riffs y desenfreno guitarrero.
Sin duda, un grupo que se permite el lujo de acabar este desparrame de rabia y violencia sonora con el final hipnótico de este Therianhtropic Involución deja muy a las claras cual es su máxima:

Aquí nos tenéis, esto es Ouija, si os gusta, tomadlo, si no, nos importa una mierda.

Si se te ocurre poner estrellitas para puntuarnos, iremos a por ti!!!

Avisados quedáis, compañer@s, Ouija no están de vuelta porque nunca se fueron, y yo que tú aprovecharía este Selenophile Impia antes de que el grupo cambie las reglas del juego a su antojo otra vez.

OUIJA RULES

Redacción: Carlos G. Citoler

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *