Desde 1996 hasta ahora han pasado 23 años, tiempo más que suficiente para que sobre La Codoñera haya granizado, nevado, llovido, y le haya caído un sol que aplana. También que se haya cambiado de alcalde, de cura y hasta de tabernero, pero si por algo es conocida esta serena localidad turolense es porque en su seno nació un hijo de tres cabezas, o nacieron tres hijos con una cabeza, una de Azero. La CodoñeraMAS INFO