Suele ser bastante común los cambios de última hora de algunos conciertos en Zaragoza. Cambios de fecha, lugar, incluso cambios de cartel, son algunas de las vicisitudes que tenemos que vivir los sacro pacientes amantes del metal en esta ciudad. Pero hay veces, como ocurrió en esta ocasión, que el cambio fue para bien, más que bien podría decir. ¿ A quién le amarga un dulce? ¿A quién le amarga un concierto gratuito? Y másMAS INFO