Crónica FLOTSAM and JETSAM + HOLYCIDE + ENEMYNSIDE (Zaragoza 7 Agosto 2019)

El pasado miércoles día 7 de Agosto nos visitó en el Pub Utopia de Zaragoza la Leyenda del Thrash Metal americano Flotsam and Jetsam, en lo que ya viene siendo una agradable costumbre en cuanto a conciertos se refiere éstos últimos años en estas fechas veraniegas, con visitas tan notables como Death Angel, Exodus, o Suffocation por decir algunos nombres…esperemos que siga la fiesta así en futuros años.

En esta ocasión, para redondear una tarde de metal, acompañaron a los americanos en el escenario la banda española HOLYCIDE, y la banda italiana ENEMYNSIDE.

ENEMYNSIDE

Con una puntualidad exquisita, tal y como marcaba la organización, comenzaba a las 20:20 su descarga ENEMYNSIDE con una Sala Utopia repleta de hambrientos metalheads. La banda italiana nos ofreció un thrash metal de corte técnico y muy compacto, pues no hay que dejar pasar por alto que son veinte años de carrera la de estos músicos. Momentos puntuales de “old school thrash” con duelo de solos entre los guitarristas, y un trabajo enorme de la sección rítmica donde destacaría sin dudarlo al batería, aunque si es dentro del propio Thrash Metal donde debiese etiquetar, los italianos practican un estilo más acorde a sus vecinos europeos, con referencias muy claras a los primeros Xentrix, Evile, o los actuales Onslaught, lo cual no les quita un ápice de ferocidad e intensidad.

El setlist se abrió con For All the Jerks, tema que abre su más reciente EP “Dead Nation Army”, seguido por temas como Black Mud, Frozen Prison Cell, o Bad Junks y Speed Killing entre otros, estos dos últimos de su primer larga duración Let The Madness Begin, donde más clara se ve la influencia Old School y esos duelos a las guitarras que mencioné. Gran concierto y un excelente aperitivo para lo que se nos vendría encima posteriormente.

HOLYCIDE

Acto seguido, saltaban a escena HOLYCIDE, y desde el primer minuto dejaron claras dos cosas, la primera es que no estaban por la labor de hacer prisioneros, y la segunda es que saben estar encima de un escenario e interactuar con el público y metérselo en el bolsillo con su buen hacer y con un sentido del humor muy particular y muy molón en un tipo de evento como este, donde combinar humor con brutalidad para mí también es un grandísimo mérito, todo esto liderado por un gran frontman como es Dave Rotten en este proyecto Thrash paralelo a AVULSED.

Dicho esto, la banda abrió fuego con Afterworld Remmants (del hasta el momento su único larga duración “Annihilate….Then Ask”), para continuar con Eager To Take Control… en ese momento el público estábamos más que enchufados y Motorhead no hizo otra cosa que elevar el subidón que ya teníamos, entonces en la calma entre tema y tema sonó la intro acústica de Beneath The Remains de Sepultura, tema que da título al mismo disco de los brasileños y joder, a mí personalmente en ese momento me metieron en el bolsillo, Beneath the Remains no es sólo el mejor disco de Sepultura para mí, sino que es uno de los pilares del género y de la época dorada del género entre los años 1.983 y 1.990, y que los chicos de Holycide se lleven una versión de este clasicazo a sus directos, dice mucho de donde vienen y de lo que han bebido, ole sus…

La sesión de golpes directos a la cara continuó con temas como Bonebreaker, Apocalypse Riders, Humans Last Dawn, y la propia Annihilate….Then Ask, dejando un sabor de boca magnífico en el respetable.

A veces no se valoran este tipo de aspectos, pero Holycide no solo actuaron, sino que abrieron el camino a Flotsam and Jetsam de forma magistral, dejando en el punto de cocción perfecto al respetable para el broche final de la velada.

FLOTSAM AND JETSAM

Y ya, por fin, saltaban al escenario FLOTSAM AND JETSAM, me da igual lo que se diga, lo que no se diga, lo que vendan o dejen de vender, son unos putos grandes, muy muy grandes…..En la vida se nace con estrella o estrellado, y los de Phoenix (Arizona) no tuvieron suerte en su momento y vienen a demostrar lo difícil que es triunfar en el mundo de la música hoy en día.

Flotsam and Jetsam estaban en el lugar, estaban en el momento en el que el Thrash estaba de moda, dominaba el mundo del metal y era música “mainstream”, no solo estaban sino que ayudaron a conformar el estilo, se hicieron un nombre y publicaron dos primeras obras fantásticas Doomsday For The Deceiver y No Place For Disgrace….. a partir de ahí, Metallica fue de pesca para llevarse de allí a Jason Newsted tras la muerte de Cliff Burton, y llegaron los 90’s con ese tsunami llamado Grunge y después Nü-Metal, que acabaron cualquier forma de excelencia en el metal, y que obligaron a bandas como Overkill, Megadeth, Testament, Exodus, etc….a adaptarse a los nuevos tiempos, nunca llegando a publicar nada brillante, y marcando la época más negra que se conoce en el mundo del metal hasta el resurgimiento del género a finales de los 90’s.

Nuestros chicos de Arizona no fueron una excepción, y con unos trabajos no malos, pero muy discretos en esta época (Cuatro, Drift, Unnatural Selection, High), cayeron en el más absoluto olvido, hasta que como comenté en los 90’s, como el resto de congéneres, decidieron volver con todas las consecuencias a hacer lo que mejor sabían, y publicando una serie de trabajos donde disco a disco han ido afinando más y más su sonido (My God, Dreams of Dearh, The Cold), hasta entregarnos sus dos últimas obras donde la banda está mejor que nunca y donde para un servidor son tal vez la mejor banda de Thrash del momento junto con Death Angel, tanto en calidad como en cantidad de trabajos publicados en los últimos tiempos.

En esta ocasión la banda vino a Zaragoza presentando “The End Of Chaos”, una auténtica maravilla de trabajo donde los de Arizona dejan patente que no hay nadie que fusione de manera tan magistral  un estilo como el Thrash Metal con el Heavy Metal más tradicional, donde el ingrediente clave es la voz de Eric A.K. Knutson, sin dudarlo uno de los mejores cantantes de la historia, de los buenos buenos, y no me bajo del burro.

La artillería comenzó con Prisoner of time, tema que abre su última placa, continuaron con temas como Iron Maiden, de su anterior disco homónimo de 2.016, donde Eric A.K aprovechó para dejar claro que el título era un homenaje a una de sus “bandas favoritas de todos los tiempos”, sin descanso alguno y directos a la yugular, descargaron Hammerhead y Demolition man, para dar paso a que su nuevo flamante batería Ken Mary, se luciese con un fantástico sólo.

Suffer the Masses, Smoked Out, Seventh Seal, o Dreams of Death fueron otros de los temas a destacar, donde la banda dejo patente un estado de forma envidiable, y unas ganas y una entrega que son para quitarse el sombrero, no era el mejor escenario, no era una gran capital, no había ni si quiera cientos y cientos de seguidores, pero los chicos de Flotsam and jetsam lo dieron todo. Ken Mary se salió, clavando cada tema, haciendo juegos de dedos con las baquetas, dando espectáculo. De Eric A.K que voy a decir, se exprimió, se retorció para llegar a cada registro de esa portentosa voz que tiene, pudo no haberlo hecho en una ciudad y un escenario humildes como Zaragoza y la Sala Utopia, y más teniendo una gira europea el mes que viene con Overkill y Destruction, pero esta gente son pura raza, el metal no solo es su trabajo, es su vida, ellos son el metal, ellos entre otros dieron vida a este invento.

Michael Spencer al bajo no dejo de moverse en el poco espacio que le otorgaba el escenario, pero se entregó, disfrutó, y trabajó de lo lindo en los coros durante todo el concierto para que todo fuese rodado, y en esta ocasión los dos guitarras, Michael Gilbert y Steve Conloy, estuvieron un poco más en un segundo plano, pero muy concentrados en sus duelos y en doblar esas maravillosas guitarras, teniendo en cuenta, como comenté anteriormente, lo reducido del escenario.

La velada finalizó como no podía ser de otra forma con No Place For Disgrace, magnifica y épica historia samurai que da título a su homónima obra maestra de 1.988.

En resumen, gran tarde de metal en nuestra ciudad…..tal vez, al igual que en años anteriores, habría sido mejor que se celebrase en julio, lo cual a buen seguro habría atraído a algún seguidor más, pero bueno, mereció muy mucho la pena pasarse por la Sala Utopía y disfrutar de un evento que insisto, fue humilde y grande a partes iguales.

Texto: JESÚS GARCÍA DÍAZ
Fotografía: AUGUSTO BLANCO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *