Crónica Folk Fest 2018 Zaragoza ( Día 2 )

Crónica Folk Fest 2018 Zaragoza ( Día 2 )

Os dejamos con la crónica del segundo día del Folk Fest 2018 escrita por Ana Doblado “León Blanco” con la colaboración de Zaragozaheavy.es para Sevillametal.org, Zaragozaheavy.es,  Metalcry.com y Esquirlas de Metal. 

CRÓNICA JORNADA 2 FOLK FEST 2018

22/09/2018

¿Que la gente se había quedado con ganas de más el día de antes? Pues tuvieron una segunda ración aún más generosa de metal. Cinco pedazo de bandas, con estilos completamente distintos pero que complementaban de manera magistral entre ellas en el orden en el que se habían dispuesto las actuaciones comenzando con el black metal de la prolífica banda de origen vasco Nakkiga y dejando para el final a los veteranos de Crystal Moors.

Con un retraso importante con respecto a la hora prevista de inicio, Nakkiga tuvo la difícil tarea de hacer de obertura de la segunda jornada en donde lejos de arrastrar cansancio, se exigía aún más leña marismeña (dicho con andaluzas maneras) a las bandas.

No decepcionaron, aunque un festival de hechuras folkies no fuera el mejor lugar para el lucimiento de su estilo. La gente reaccionó bien, disfrutó de la actuación que, desde el punto de vista técnico fue de las que pudieron aprovechar mejor los problemas de sonido para su propio beneficio.

En cuanto al repertorio, esta prolífica banda supo dar un poco de todo lo bueno de en su trayectoria ha ido haciendo aunque, honestamente, me supo a poco pues tuve la sensación de que tuvieron que recortar setlist (a falta de conseguir el setlist del concierto y poder hablar un poco con los integrantes de la banda, que fue con la única que no pude entablar conversación de manera premeditada por falta de tiempo material).

Dejando un sabor agreste, propio del black y del pagan metal, tomaron el relevo de Nakkiga unos guerreros de una tierra lejana, llena de monstruos, gente tosca y llena de leyendas. Era el turno de los murcianos Sovengar. (Insertar un badum tass). Respiro hondo porque esta banda merecería una crónica solamente de ellos, empezando por la horda (de fangirls, ojo) que estuvieron en la actuación y que lanzaron al escenario unas bragas rojas con encajitos que terminaron en un pie de micro presidiendo todo el concierto.

Temas bien conocidos, temas pegadizos que arrancaron varios moshpits y coros generales entre los asistentes que disfrutaron como enanos de un concierto con una buena puesta en escena que deslumbró y mandó al cuerno cualquier otra historia que no fuera el propio repertorio.

Mención especial a cierta botella de licor Miura que se bebieron a cara de perro los integrantes y que, ¡sorpresa!, no les rajó la garganta. Hicieron unos cuantos guiños a las demás bandas del festival y fueron sobre todo, agradecidos con el público.

En tercer lugar, en pleno ecuador de las actuaciones, una de las bandas más esperadas del festival, Northland. Poco que decir sobre ellos, ya que por desgracia, me perdí casi toda la actuación pero por los comentarios al término y lo poco que pude disfrutar de ellos en tarima, fue una actuación impecable, con un excelente feedback del público y sobre todo, su saber estar les hizo ganar muchos puntos..  Después del concierto, hablando con los músicos, pude comprobar que hicieron un buen trabajo y el público se lo supo agradecer dejándose los pulmones cantando las canciones de un repertorio que me estoy arrepintiendo eternamente haberme perdido.

Por suerte, pude llegar al concierto de Lèpoka. Concierto vibrante, intenso, bailable y sobre todo divertido. Defendieron a base de buen hacer musical el Bibere vivere y una exquisita selección de temas de Beerserkers bailongos y Cooley’s Reel de su primer largo duración Folkoholic Metal (esta vez sin errata, que en este dispositivo no se corrige automáticamente.

Admirable la puesta en escena y el vestuario que, a escondidas de la banda, tuve oportunidad de cotillear para ver cómo estaba rematado. Hábitos completos con sus cíngulos de rigor al estilo de los monjes franciscanos (capuchinos, llamados coloquialmente en tierras sevillanas a la orden que ha llegado al siglo XXI) tan bien rematados como los ritmos y las letras de esta banda cuya actuación fue muy apreciada, vivida y disfrutada.

Con agujetas, roncos, con los pies destrozados, la última banda ofrecía un espectáculo completamente distinto a todas las actuaciones vistas en el festival. Crystal Moors nos sorprendió con un show acústico trabajado, elegante y emocionalmente intenso con el sello personal de esta banda cántabra que, en un principio, daría menos problemas técnicos de audio. Aun así, en la última canción tomaron la mejor decisión de todas.

Tomaron los instrumentos básicos, a pelo, sin amplis, sin micros… y bajaron a pie de pista marcándose un momento mágico en el que banda y público se hicieron uno. Definitivamente, fue el momento más especial de esa jornada dando cierre a un festival lleno de emociones, reencuentros, risas y algunas lágrimas de alegría, presentación de trabajos, reconocimientos a bandas y hermanamiento de un público que llegado de los cuatro puntos cardinales. Hay que decir que el público fue modélico en respeto entre sí, a los músicos (a los que demostraron su cariño y respeto en todo momento) y a la propia sala respetando las normas impuestas por el propio recinto.

Por suerte o por desgracia, los problemas con el sonido no han sido sino meras anécdotas sin mayores consecuencias porque los objetivos básicos del festival se cumplieron. Se cumplieron y superaron las expectativas con el festival.

Se cumplió el objetivo de hacer un festival a la altura de los dos anteriores, incluso superándose en cantidad de bandas, en su buen gusto seleccionandolas y distribuyendolas en las dos jornadas.

Se cumplieron las expectativas de asistencia de público a pesar de que en el resto del país había actuaciones internacionales de bastante peso. También se cumplieron las expectativas del público al poder disfrutar en dos días de las mejores bandas del género viendo y siendo partícipes de momentos únicos e inolvidables.

Tras el broche de oro puesto por Crystal Moors, solo queda decir que en 2019 se presenta el reto de superar este cartel para seguir creciendo al ritmo al que lo viene haciendo este evento y conseguir ser el evento de folk metal de bandas ibéricas más importantes, que es lo que merece llegar a ser.

Tanto en nombre de los medios a los que represento como en el mío propio, agradecer a organizadores, a músicos y a la colaboración de los demás medios acreditados la implicación en la compilación de información y agradecerles especialmente el hecho de sentirme arropada y no sentirme extraña a pesar de venir sola desde tierras lejanas solo para dar voz y dejar constancia escrita de lo que en estos dos días previos al equinoccio de otoño acontecieron en la antigua Salduie, en la ciudad que nunca duerme, en la capital del Cierzo… en Zaragoza.

Ana Doblado “Leon Blanco”

Fotografías: Augusto Blanco

CRÓNICA PRIMER DÍA DEL FOLK FEST 2018 


SETLISTS

JORNADA 2

22/09/18

NAKKIGA SOVENGAR
  1. (imposible conseguir el setlist)
  1. Intro
  2. Warlords of Metal
  3. Eternal Destiny
  4. Raise your horns
  5. Final Victory
  6. Sovengar’s Song
  7. Metal March
  8. Call to the Battle
  9. Brutal Battle
NORTHLAND
  1. Furus
  2. Bloodred
  3. Immortal
  4. Whispers
  5. Where Natures
  6. Old Town
  7. Where the heroes Die
  8. Revenge
LÈPOKA
  1. Bronceliande
  2. Simon Barrel + Samhain
  3. Yo controlo
  4. Skall
  5. Cooley’s Reel
  6. Carta a María
  7. Villabirra
  8. Beerserkers
  9. Goliardos
  10. Yab dabadaba dai
  11. Chupito
CRYSTAL MOORS
  1. Nabia Orebia
  2. Crown of Wolves
  3. Brother Jod
  4. Since old times
  5. Over the same Land
  6. Llaranza
  7. The Mountain
  8. Greyland
  9. The mountain (bis a pie de pista)

CRYSTAL MOORS

LEPOKA

NORTHLAND

SOVENGAR

NAKKIGA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *