Crónica VHÄLDEMAR – MERCURY REX – VALKYRIA C.C.Delicias (2-2-2019)

Crónica VHÄLDEMAR – MERCURY REX – VALKYRIA C.C.Delicias (2-2-2019)

Una gran jornada de Heavy Metal se auguraba en los recovecos del C.C. Delicias mientras el ambiente previo al concierto se iba caldeando a ritmo de cervezas, risas y encuentros entre el pródigo personal que accedía al recinto frotándose las manos, felices por dejar tras las puertas de acceso al incesante azote del gélido viento invernal que regalaba la noche zaragozana.

A poco más de las 20:30 bajaron las frías luces ambientales de la circular sala para saludar a la primera banda del cartel. Los bilbaínos Valkyria comenzaron fuerte con su propuesta descargando Tierra Hostil, tema que da título a su último disco, para seguir con Abatido, Rencor y Estandarte, de su primer disco, dónde la gran voz de Yeray destacó con fuerza. Con Código de Honor, Power Metal con melodías vocales, siguió el set para terminar con Ecos del Mañana y Tus Secretos, tema de su primer disco. Valkyria es una banda muy joven de puro Heavy y Power Metal, que en un par de temas me trajeron a la memoria a la mejor época de Muro. Con dos discos en el mercado “Principio y Fin” de 2016 y “Tierra Hostil” de 2018 (producido por Pedro J. Monge de Vhäldemar). Los de Yeray Hernández (voz y guitarra) sabían muy bien lo que se traían entre manos ofreciéndonos un set contundente de cuarenta y cinco minutos que nos dejaron con buen sabor de boca y ganas de más.

Alrededor de las 21:30 el Rey Mercurio hizo acto de presencia sobre las tablas dejando claro desde el primer tema, Como una Llama, que aquello iba a ser una fiesta de Hard’n’Heavy. Los de Zaragoza sonaban brutales y compactos. La batería de Juanjo Martínez era una apisonadora imparable, que junto al medido bajo de Alberto “Peque”, llevaba a la banda en volandas, gran actitud del grupo, sonrisas y bromas se sucedían mientras descorchaban el cava sónico de temas como Mi Pasión, Averno, o el Don’t Stop me Now de Queen, versión introducida mediante un excelente solo de teclado a cargo de Diego Zapatero, cover que sirvió de enlace a uno de los temas estrella de Mercury Rex, Lobo, sin duda el más oscuro de su disco “Averno” de 2017 y producido, como en el caso de Valkyria, por Pedro J. Monge. Lobo sonó dura y oscura, dentro de la oscuridad relativa que despliega el sonido de la banda lleno de matices y “colores”, colores que tan bien sabe pintar la guitarra de David “Lawlees” (Umbra) y sus melodías a los coros que refuerzan el protagonismo del indudable frontman de la banda, Iñaky Averno, que estuvo a la altura a pesar de haber pasado unos días delicados con la garganta antes de esta cita, que dicho sea, para Mercury Rex resultaba del todo ineludible. Sálvame e Inmortal siguieron el concierto para afrontar el sprint final encabezado por Instinto Animal, dónde Iñaky sorprendió al personal lanzando tres enormes globos de helio, dos azules y uno blanco… ¿instinto Zaragocista? Con los que jugamos todos al bota y rebota, y que como era de esperar acabaron su día ahí mismo. Otra sorpresa fue la cover de Ghost, Square Hammer, que dejó alto el listón para el cartucho final, Siempre Libre, que fue despedida por sendos cañonazos de confeti con los que nos agasajó el revoltoso del Iñaky… feliz nochevieja… Rokanroll Actitud la de esta banda que sabe meterse al respetable en el bolsillo.

Tras la cancelación de su concierto en Zaragoza el 19 de mayo de 2018 llegó el momento de la reválida, de la venganza de uno de los guerreros más en forma del actual ejército metálico patrio. Llegó el día en que Vhäldemar iba a darlo todo, y vaya si lo dio. Sobre las 22:30 los de Carlos Escudero “El Cribas” hicieron acto de presencia, y tras la inefable Intro atronaron con su primer tema, Metalizer, levantando al personal de ipso facto. Levantando las pasiones y las ganas de puro ¡Heavy Metal! El sonido era tremendo y la banda rugió con fuerza demostrando su apetito insaciable. Cuando el grito de ¡Heavy Metal is the Law! aún resonaba en las cabezas 1366 (Old Kings Visions) sonó sin dar respiro con don Escudero agarrando su pie de micro, o más bien, su customizado báculo con la V de Vhäldemar engarzada, que agitaba y tiraba por el suelo continuamente. Rabiosa actitud la del frontman y la de todos sobre el escenario. Destacar las incorporaciones de Raúl Serrano al bajo (Ex – La Fuga y Tako) que parecía llevar en Vhäldemar toda su vida, y la del batería Jandro de los Orion Child que estuvo a la misma altura en la que brilló su predecesor Gontxal. Jonkol al teclado, que también toca en Orion Child, demostró ser un tipo de lo más divertido. Y bueno qué decir de Pedro J. Monge  atacando sin piedad sus riffs asesinos y sus solos de locura. El peso de la banda cae sobre “El Cribas” y Pedro, y les va de maravilla llevar la batuta sobre las tablas, como demostraron con personalidad, profesionalidad y buenísimo buen rollo. Siguieron con dos trallazos de aúpa, Against all Kings, que da título a su último y excelente disco, y I Will Stand Forever. El respetable coreaba sin parar siguiendo a la banda con fervor, aunque muchos, y como suele pasar, hagan el Statue Style y no se canteen de ese metro cuadrado perimetral del que hacen un feudo que defenderán hasta la muerte. Aunque esa actitud de aparente pasividad no quiera decir que no sientan el poder en sus entrañas. Howling at the Moon, Powermetalera total, The Old Man y Bastards, esta es de mis favoritas, continuaron la descarga de los bilbaínos que se exhibían con maestría instrumental, y en lo anímico, sobrados de energía, disfrutando cada tema y haciéndonos cómplices de su disfrute. Carlos soltaba la lengua entre tema y tema contando anécdotas y a veces escupiendo brasas, eso sí, levantándonos la sonrisa y la risa constantemente. En la introducción que se marcó del tema Bastards arremetió contra la iglesia, los regetoneros, los políticos, los gilipollas que te sueltan…”Yo antes era Heavy como tú” y un largo etc a golpe de bastón contra el suelo que acompañaba la banda con golpes de sonido y Carlos gritando ¡Bastards!, apoteósico. Vaya show. Dusty Road y River of Blood siguieron la juerga, esta última con Iñaky Averno de Mercury Rex como invitado y cantando a medias el tema con “El Cribas”. Breaking all the Rules fue la siguiente bala de esta ametralladora de Heavy Metal que es Vhäldemar, con esta Carlos se bajó a cantarla entre el público, para diversión y regocijo de todos. La peña se hacía fotos con él, cantaban y le daban la mano y algún trago de birra. La noche se cerró con dos temazos de su época más Power Metal, Lost World y la acojonante Energy, en la que y para postre subió al escenario Yeray Hernández, el cantante y guitarrista de Valkyria, que tocó todo el tema con los Vhäldemar y que junto a Pedro J. Monge se bajaron entre el público para marcarse un apoteósico solo de guitarra conjunto.

Tres grandes bandas, cada una con su propia impronta, para una gran noche de Heavy Metal en la que el público respondió llenando casi en su totalidad la sala y en la que salió con un muy buen sabor de boca… alegría que se trituró al emerger de nuevo a la gélida y ventosa noche zaragozana… La fiesta acabó en el C.C. Delicias… pero continuó en el icónico Infierno’s Rock Sisters con miembros de las tres bandas y gran parte del respetable que abarrotamos el garito hasta altas horas de la madrugada… pero eso, amigos míos, es ya otra historia…

Texto: Karlos Qvinto Rojo
Fotografía: Raul Embid

VHÄLDEMAR

 

MERCURY REX

VALKYRIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *