Fotografía de conciertos: CRISTINA DEVILLE

Fotografía de conciertos: CRISTINA DEVILLE

Hoy presentamos a Cristina DeVille, apasionada de la fotografía de estudio con un objetivo lleno de talento siempre apuntando al rock´n´roll. Un lujo tenerla también por aquí.

CRISTINA DEVILLE

 Facebook: cristinadevillephotography

Instagram: @cristinadeville_live

Equipo fotográfico:

En el 90% de las ocasiones utilizo la Nikon D750 con un Tamron 24-70, 2.8. Suelo llevar otros objetivos que utilizo dependiendo de las circunstancias, me gusta fluir con el concierto.

 ¿Cómo empezaste en el mundo de la fotografía? ¿qué te llevó mas concretamente a la fotografía de conciertos?

La fotografía ha sido una compañera constante a lo largo de mi vida, desde que me regalaron mi primera cámara con 8 años siempre he llevado una conmigo para poder inmortalizar los momentos de felicidad y de belleza. La música también ha sido otra constante desde pequeña, siempre he ido acompañada de música a todas partes, decoraba los libros y las paredes de mi habitación con portadas de discos y fotografías de bandas, así que todo sucedió de manera natural para mí.

¿Cómo te sientes cuando estás en plena faena? ¿Cuáles son tus rituales? ¿Qué buscas en el campo de batalla?

Concentrada, en una especie de calma feliz y a la vez preparada para reaccionar en cualquier momento. La experiencia de ver un concierto es siempre sorprendente, no sabes qué va a pasar, cómo se van a mover las músicos, cómo van a ser las luces, cómo va a ser el público que te rodea, qué ángulo vas a tener para poder disparar… Respecto a qué busco simplemente disfrutar de la experiencia de la música en directo y tratar de atesorar buenos recuerdos.

¿Cómo imaginas la foto perfecta? ¿Esa que todavía está por llegar?

No tengo una referencia de foto perfecta. Disfruto del camino y trato de aprovechar lo bueno de cada concierto. Aunque en cuanto a aspectos técnicos me encanta cuando las bandas tienen la estética cuidada y están bien iluminados. Ahí es cuando mejor me lo paso.

¿Eres de los que opinan que esta profesión está poco valorada? ¿Cómo ves la situación de la fotografía de conciertos en particular?

Si, creo que la fotografía como disciplina está poco valorada. Hay toda una parte de artesanía que no se aprecia cuando ves una fotografía. Detrás hay horas de  estudio, de preparación y selección de equipo adecuado para la ocasión. De carga del material pesado hasta la localización y cuidado del mismo durante el concierto o evento. Y horas y horas de edición posterior. Todo eso no se ve a simple vista en una fotografía. Hay mucho esfuerzo y dedicación. En cuanto a la fotografía de conciertos la situación se asemeja a la de las bandas de música pero con un paso más de invisibilidad. Nosotros, los fotógrafos documentamos los conciertos, las grabaciones, los viajes, hacemos sesiones con los músicos… y al final todos saben quién es Bruce Springsteen y muy pocos quién es Lynn Goldsmith.

¿Nos puedes mostrar cual es la imagen de la que estás más orgulloso? ¿Por qué?

La siguiente foto es bastante especial, pertenece al concierto que Danko Jones dio en Diciembre de 2018. En un momento del concierto el tornillo del bajo de John Calabrese decidió saltar por los aires soltando la correa del instrumento. La foto que capturé es ese preciso momento de explosión. Se alinearon los astros y me pillaron preparada.

¿Trabajas para algún medio o has colaborado en algún proyecto en algún momento? ¿Qué tal la experiencia?

Trabajo para la Revista Ruta 66. La experiencia muy positiva, nos hemos entendido desde el primer momento. En cuanto a proyectos he hecho fotos de sesión para varias bandas que han acabado como artwork en sus discos o como imagen promocional en medios. Los Coringas, The Boo Devils, Malaventura, Mike Sánchez, Bette Smith, Reverend Shawn Amos entre otros.

Para realizar este tipo de fotografía el trabajo  está estrechamente relacionado con la relación con el promotor, las salas, las bandas…, ¿cómo ves estas relaciones?¿Cómo está el terreno en Aragón?

Tenemos mucha suerte con los promotores y salas, al menos puedo hablar de mi experiencia en Zaragoza. Siempre están a favor de obra y el trato es estupendo. Con las bandas en general también hay muy buena relación. Cuanto más entendamos que es un trabajo global y que estamos todos en el mismo barco más oportunidades de crecimiento y expansión tendremos.

¿Basta la calidad de un buen trabajo fotográfico o crees que hoy en día hay que trabajarse también las relaciones públicas (redes sociales, contactos, amigos…)  para poder conseguir que se valore realmente lo que haces?

Depende lo que entiendas por valoración y cómo quieras que llegue, es algo muy personal. Creo que la primera valoración es la propia, la de que te guste tu trabajo. Para mí se trata de crear buenos recuerdos que merezcan ser guardados. Me interesan más las personas, los músicos que los números en redes sociales. En el mundo interconectado en el que vivimos la promoción en redes resulta fundamental, aunque para mí, no es lo más importante.

Una queja bastante común en los fotógrafos ¿cómo llevas el hecho de que te “roben” fotografías que han sido publicadas por internet? El que te publiquen sin nombrar autoría, corte de firmas, capturas de pantalla…

Me parece una falta de respeto al trabajo y a los derechos de propiedad intelectual, sobre todo cuando el uso es para fines promocionales.  Incluso además de usar fotos sin mi permiso hubo un periódico que llegó a firmar una de mis fotografías. Me parece una falta de coherencia que cada uno reivindique su trabajo pero explote el de los demás.

¿Qué banda has disfrutado más fotografiando? ¿con cual has sufrido más? ¿y a cual te gustaría fotografíar? ¿Alguna anécdota?

Disfruto con todas en general. A veces el problema viene cuando tengo el dilema entre fotografiar y bailar porque la música se me lleva. El mayor sufrimiento para mí es la falta de espacio y la escasa iluminación.

En cuanto a la banda que me encantaría fotografiar sería ZZ Top.

Respecto a las anécdotas puedo decir que las mejores suceden cuando guardas la cámara.

¿Cómo está el terreno entre los compañeros de profesión? ¿Nos podrías recomendar a un fotógrafo del género de conciertos que realmente admires o de cualquier otro ámbito?

En general nos llevamos muy bien, hay muy buen ambiente entre los compañeros. Al final siempre acabamos montando lo que llamo “el rincón del fotógrafo” y acabamos hablando entre risas de los gajes del oficio.

Ross Halfin y Lynn Goldsmith están entre mis favoritos.

¿Aparte de la fotografía de conciertos que otro tipo de fotografía te gusta? ¿cuál te desagrada y por qué? *

A día de hoy, la fotografía de arquitectura y los retratos de estudio son dos campos que también me apasionan. La fotografía social no me interesa mucho (eventos, bodas, recién nacidos…) no me desagrada, pero disfruto más en otros campos. Sigo llevando una cámara encima siempre y dejo que el mundo me siga sorprendiendo.

Muchas gracias a Cristina DeVille por esta entrevista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *