GREEN CARNATION. Crónica de un viaje a «Leaves of Yesteryear»

GREEN CARNATION. Crónica de un viaje a «Leaves of Yesteryear»

Poneros en mi lugar.

Viernes tarde, sales de trabajar y mientras caminas de vuelta a tu casa, envuelto en tus EPIs reglamentarios y procurando mantener las distancias, imagina que te da por leer los correos electrónicos en tu móvil, y entre la cantidad indecente de ofertas comerciales que te esperan tras el protector de pantalla  aparece un mensaje, casi oculto, enviado por Laetitia, de la discográfica Seasons of Mist, de la lejana Holanda (anda que no se ha liado estos días la cosa con los hermanos holandeses en el tema político,…).

E imagínate, algo no muy normal teniendo en cuenta el calentamiento de las relaciones políticas entre ambos países, que en lugar de borrarlo sin mirar, llevado por la ira y el sentimiento patrio, te da por leerlo,…

Como te digo, Laetitia se pone en contacto contigo porque, como tu bien ya no recordarás, que nos conocemos, has tenido la suerte de ganar un concurso que la propia discográfica realizaba, y que a ti te dio por participar pero ya lo habías olvidado, consistente en un viaje a la lejana Noruega, ahora que empieza a llegar el calorcito por nuestra zona, y asistir en vivo y en directo a una velada a todo trapo con Green Carnation, que incluye conocer a la banda, entrevistas con sus componentes, visionado en exclusiva de su nuevo vídeo, y para guinda del pastel, un concierto en exclusiva, a todo tren (ahora empiezas a recordarlo, no???)

Vamos, una tarde-noche de sábado para enmarcar en tu memoria.

Fotografía: Jorund-f.-Pedersen

El premio no era exactamente así, pero entre tu y yo, hagamos de esto nuestro sueño y nuestro secreto…

Así que, siguiendo las indicaciones de Laetitia, pillas volando la maleta, la llenas de lo primero que encuentras a mano, y sales a la puerta de tu casa, donde te esta esperando el avión privado que te llevará, junto con el resto de agraciados, a un lugar del que ya no regresarás siendo el mismo. A ver, es nuestro sueño, si nos viene bien que aparezca un avión, pues aparece, no sigas dándole mas vueltas, que esto no es nada comparado con lo que esta apunto de llegar…

COMIENZA EL VIAJE:

HISTORIA DE GREEN CARNATION

Ya en el aire, te vas centrando, porque la situación lo merece, y vas echando cuentas.

Te diriges a una localidad a mas de 2500 kilómetros de distancia, a reunirte con un grupo del que poco sabes, pero que sabes que irremediablemente te atrae, y por eso no has dudado ni un momento en dejarte llevar.

Aprovechando la red Wifi del avión, decides investigar para no llegar a destino y ser el mas patán de los patanes.

Tienes que tirar la vista atrás, pero muy atrás, nada menos que hasta 1990, para encontrar el embrión original de Green Carnation.

«Hallucinations of Desapair»

Terje Vik Schei, conocido por el sobrenombre de Tchort, junto a los hermanos Botteri, Christian y Christofer, de la mano del batería Anders Kobro y con la voz de Richart Olsen, son los responsables de poner el nombre de Green Carnation en circulación, en cuanto a trabajos discográficos, a través de una demo distribuida exclusivamente en cassette.

El trabajo en cuestión, «Hallucinations of Desapair», aparecido en 1991, es la primera muestra pública del grupo, dentro de las limitaciones que la inexperiencia y el formato ofrecían, en cuanto a calidad de sonido.

Se trata de un trabajo puramente Death Metal, con una voz gutural que se hace difícil de disfrutar debido a la calidad de la grabación, pero que ya dejaba alguna oscura señal sobre lo que se podía encontrar en el grupo, si te tomas la molestia de escarbar tras el mejorable sonido del trabajo

Pero las cosas no salen como uno las planea, por suerte en la mayoría de los casos, la vida llevó a los primeros Green Carnation por otros caminos que los que ellos tenían planeados.

Por un lado, el guitarrista Tchort aceptó el ofrecimiento de Emperor para unirse a sus filas, sustituyendo a Ildjarn al bajo.

Por otro lado, los hermanos Botteri tampoco se quedaron quietos, y junto con el resto de integrantes del grupo dieron vida a In The Woods…

De las aventuras y desventuras de nuestros amigos fuera de Green Carnation se pude leer y oír mucho, grandes trabajos de unos y otros, los unos mas duros, los otros mas experimentales para su tiempo.

Lo dicho, que si no se nos queda corto el sueño y ya vamos sobrevolando Francia. Anímate a investigar, mañana mismo cuando acabe el concierto, porque hay material muy aprovechable que tal vez no conozcas de nuestros amigos durante esta época.

 «Journey to the End of the Night»

Pues continuando por donde lo habíamos dejado,  fíjate tú que en 1999 el amigo Tchort decide comentar con los dos hermanos lo mucho que les echa de menos, lo bien que lo ha pasado, pero que siempre les ha tenido en sus pensamientos, y juntos deciden darse una nueva oportunidad como Green Carnation.

Unen sus fuerzas, secundados por Alf T. Leangel a la baterÍa, Leif Christian al violÍn, y una extensa nómina de voces invitadas dando a luz en mayo del 2000 a su regreso discográfico, bajo el nombre de «Journey to the End of the Night».

He de confesarte, aun a riesgo de arruinar este nuestro viaje, que este trabajo vino precedido por un triste hecho en la vida de Tchort. No quiero arruinarte el sueño, si quieres, a la vuelta, puedes investigar, pero solo decirte que la tristeza, la melancolía y el dolor que emana el trabajo, con autenticas joyas en forma de canciones desgarradoras, pasajes oscuros capaces de helarte el alma, tienen un porque, un triste porque. Algo que va contra natura, y que ningún padre debería vivir, pero que ocurrió, y marcó con una aureola de tristeza y oscuridad esta maravilla de trabajo, en el que queda atrás el inicio mas Death y Black del grupo, y aparecen elementos del Doom, Gothic Metal,...

Voces operísticas, pasajes instrumentales preñados de dolor, en fin, una maravilla de trabajo que merece mas de una escucha, mucha calma, mucha soledad, y que lamentablemente viene marcado por el dolor de un alma en pena.

Se nota una gran evolución respecto a su lejana demo de hace ya 9 años, y el tiempo, las experiencias y los traumas vividos por el grupo dan a luz esta maravilla de trabajo, con suites de larga duración, en las que no sobra ni falta ni una nota musical.

Journey to the End of the night’ en YouTube.

«Light of Day, Day of Darkness»

Seguimos volando hacia nuestro destino, y avanzando en la vida de Green Carnation nos topamos con su trabajo «Light of Day, Day of Darkness», publicado en enero de 2001.

Se trata de un álbum conceptual, de una sola canción, si, lees bien, una sola canción, de mas de una hora de duración.

Una hora de autentico deleite para los sentidos, otro álbum que a la vuelta le tendrás que dar mas de una escucha, porque lo merece, y me lo agradecerás.

Grabado en los Dub Studios, de Kristiansand, jugando en casa, durante el verano de 2001, está inspirado en el nacimiento del hijo de Tchort, y en un solo trabajo discográfico nos encontramos con un paseo por el doom mas profundo y sombrío, por el sinfonismo mas delicado, pasajes acústicos,… TODO, TODO y TODO.

Una autentica maravilla, una búsqueda de nuevas musicalidades que les llevó a crear un tema largo pero para nada aburrido, al contrario, una autentica joya, calificado por la critica como el punto álgido de su carrera, afirmación algo arriesgada, aun viendo la calidad del trabajo, ya que todavía queda mucha tela que cortar en su carrera discográfica. Pero no te adelantes, disfruta de esta maravilla de momento, y ya me cuentas después,…

Light of Day, Day of Darkness’ en Youtube

«A Blessing in Disuise»

Seguimos nuestro vuelo y llegamos a 2003 con la salida de «A Blessing in Disuise«, álbum que la critica musical califica como una apertura del grupo a un público mas amplio, que me parece una autentica delicia.

Primer trabajo bajo los auspicios de Season of Mist, si bien la música puede parecer mas «aperturista», mas abierta, con sonoridades mas luminosas, mas rockeros y accesibles para el amplio publico, las letras siguen siendo «made in Green Carnation».

Letras oscuras, siniestras, que golpean nuestro cerebro sin compasión.

Temas que en directo se antojan muy resolutivos, como «Myron & Cole» o «As life Flows By», con un enorme trabajo de Stein al bajo, mezclados con delicatesen como «Two Seconds in Life», o, en mi opinión, la joya de la corona, esa maravilla llamada «Rain», que te transporta al mundo Green Carnation.

‘A Blessing in Disuise’ en Youtube

«The Quiet Offpring»

Empezamos a vislumbrar las playas noruegas y llegamos a Febrero de 2005 de la mano de «The Quiet Offpring», deseando que el viaje no acabe nunca, aunque sabes que el postre que te espera en Kristiansand es de lo mas apetecible…

A grandes rasgos te puedo comentar que «The Quiet Offspring» abre el trabajo con un potente inicio, muy rockero, muy progresivo también, repartiendo riffs a manos llenas. La progresiva «A Place of Me» nos da un paseo por todo lo que Green Carnation nos puede ofrecer, pasando de un inicio casi a capela hasta desembocar en un temazo de gran metal. Las dos partes de «Child´s Play», compartiendo titulo, son muy diferentes entre si, pasando de los pasajes mas sinfónicos que incluye la primera, a la delicadeza de los teclados de la segunda. Belleza pura en ambos casos. El estribillo de «Pile of Doubt» te atrapara desde su primera escucha, avisado estas, pero si no me haces caso, descubrirás una joya progresiva de muchos quilates.

En conclusión, un gran trabajo, maduro, potente y muy rockero y accesible, lo que no implica falta de calidad. Mozart es accesible al público general, y no implica que no supiese aporrear las teclas con algo de sentido.

‘The Quiet Offpring’ en Youtube

 «The Acoustic Verses»

Empezamos a descender en altura para tomar tierra, y todavía nos queda por descubrir la última etapa, la «desenchufada», de Green Carnation.

Date prisa o no llegamos, compañero,…

«The Acoustic Verses» (2006) merece una mención aparte.

No estamos ante un experimento de un grupo de metal que decide versionar un par de temas de forma acústica y lanzarse a la piscina, no se trata de una revisión de sus grandes clásicos en formato desenchufado… Nos encontramos, así, sin anestesia, a un grupo que en sus inicios practicaban un descarnado Death Metal, y que hoy, así de buenas a primeras (bueno, no tan de buenas a primeras, que si has sido buen alumno y has pasado por toda la discografía de Green Carnation veras que la evolución no es contra natura), se marcan una maravilla en ACÚSTICO!!!!!.

Desenchufa de ahí la guitarra, baja el pía y quita la corriente, que vamos a demostrar al mundo y a nosotros mismos que no necesitamos riffs gigantescos, dobles bombos ni trucos de salón para que el oyente se rinda a nuestros pies.

Y así lo hicieron, sentándose en círculo, cara a cara, y creando maravillas como «The Burder in mine…Alone», con la voz de Stein como protagonista, «Transparent Me», pura melancolía, con la hermosa Marie Lamedal compartiendo protagonismo con Kjetill a las voces, pura delicadeza hecha canción como es «9-29-045», el final de la trilogía «Child´s Play»…

No sigo, porque el tren de aterrizaje acaba de tocar tierras noruegas y te veo llorando como un chiquillo en tu asiento, y esto no ha hecho mas que empezar…

‘The Acustic Verses’ en Youtube

Llegamos al destino:

«Leaves of Yesteryear» (2020)

Aprovechando que os agradecen que permanezcáis en vuestros asientos mientras las puertas del avión empiezan a abrirse, te da tiempo de descubrir el último trabajo discográfico de estos maestros, tu nueva banda de cabecera.

«Leaves of Yesteryear» ha visto la luz este pasado 8 de mayo, de la mano de nuevo de Season of Mist, y …

Mira, te lo voy a decir rapidito, porque ya están abiertas las puertas del avión y vais a empezar a bajar en orden y guardando la distancia de seguridad preceptiva: TE HAS ENAMORADO, así, para que negarlo, no se puede poner puertas al campo y el amor es así, surge cuando menos te lo esperas.

El tema «Leaves of Yesteryear» ha sido tu puerta de entrada al universo Green Carnation, un tema escuchado por casualidad, en la inmensidad de las redes, y que tras él, ya nada volverá a ser lo mismo. Que en una sola canción puedas viajar del sinfonismo mas épico a la oscuridad mas melancólica, que una letra te taladre el cerebro hasta hacerlo papilla, que te cante las cuarenta y no te deje opción de replica es lo que tiene, que la tienes que querer, amar y adorar. Temazo lo cojas por donde lo cojas, sonando a un grupo con un bagaje impresionante, como has descubierto en este viaje,… En fin, el amor es así, no se puede explicar con palabras.

Completan este último lanzamiento la gran «Sentinels», con una letra que de nuevo te hace reflexionar, y un trabajo musical exquisito, ademas de «Hounds», una joya de mas de diez minutos de duración en la que de nuevo podemos pasear por todas las épocas del grupo, con una visión renovada de las mismas.

Como postre, una revisión del «My Dark Reflections of Life and Death», del álbum del 200 Journey to the End of the Night, con un sonido mas actual y duro que la original (los años y la tecnología es lo que tienen), y una versión del tema «Solitude» de los maestros Black Sabbath.

Casi nada lo del ojo,…

Vamos, espabila, que te has quedado en Babia y la gente quiere bajar del avión para asistir al plato fuerte de la noche, ¡¡¡¡¡¿¿¿¿o no recuerdas para que estas aquí???!!!!

COMIENZA EL ESPECTÁCULO…

Tomas tierra en Kristiansand a la hora prevista, y sin tiempo para poder disfrutar como es debido de la ciudad y sus encantos, te diriges al punto de encuentro, donde todo el espectáculo esta preparado y solo falta tu presencia.

Entras en el local, con todas las precauciones sanitarias necesarias por la situación, y te das de bruces con la primera de las agradables sorpresas de la noche.

Como director de orquesta en el aperitivo que te espera antes del concierto vas a tener el placer de contar ni mas ni menos que con Simen Daniel, bajista de Leprous,…casi nada.

Sin tiempo para recuperarte de la primera de las sorpresas, te encuentras metido ya en materia con la primera de las entrevistas de la noche, conducida por el bueno de Simen, al promotor del evento, Jan K. Transeth, y al vocalista Kjetil.

Lo primero que te llama la atención, al igual que a Simen, es el escenario preparado para la ocasión, con una iluminación blanca inmaculada en este momento, que promete.

Te cuentan entre bromas que la idea del concierto surgió a finales de marzo, cuando el azote al que nos hemos visto sometidos todo el globo terráqueo empezaba a despuntar.

Kjetil comenta que la idea del grupo era intentar emular en todo lo posible a lo que hubiese podido ser la filmación de un concierto «de los de antes», en cuanto a iluminación, trabajo de producción, número de cámaras disponibles. No querían que fuese un concierto mas de los que estos días inundan la red, y de los que no reniegan, porque confiesan que durante estos días se han visto manifestaciones artísticas muy interesantes, ya sean musicales o no, en la red.

También deja caer que le va a resultar extraño no ver los ojos de los asistentes al concierto, y en su lugar, toparse con una fría cámara filmándole, pero es lo que toca en estos momentos.

Por su parte, Jan, productor del espectáculo, no cierra la puerta a que en un futuro, cuando la «nueva normalidad» impere, la idea de compaginar conciertos presenciales y en streaming pueda asentarse en la industria musical, aprovechando el cambio de mentalidad que esta situación nos ha traído, o debería de traernos.

Documental » The Making od Leaves of Yesteryear»

Tras la primera entrevista de la tarde, un corto receso y seguís en materia, esta vez con el visionado del documental » The Making od Leaves of Yesteryear».

Se trata de un recorrido, cámara en mano, desde el origen de este nuevo disco, antes de su grabación, hasta la finalización del mismo.

A lo largo de los 6 capítulos en los que se ha dividido, podrías ver como la maquinaria de Green Carnation se pone en marcha, dando como resultado la maravilla llamada «Leaves of Yesteryear».

En el documental podemos encontrar los primeros encuentros en el primer capitulo. Cada componente del grupo auto-presentándose, algunos no pudiendo evitar las bromas y las risas, y otros mas serios,…Nos descubren que la idea era entrar en Septiembre a grabar un EP, con 3 o 4 temas nuevos, una versión y un tema del pasado revisado. También aclaran que Green Carnation no es un trabajo, es un sentimiento, lo cual deja muy claro que la típica pregunta del por qué de sus idas y venidas ya tenía respuesta anticipada preparada.

Durante el capitulo puedes ver el proceso antes de entrar en el estudio, junto al productor, las tormentas de ideas, sugerencias… Y para cerrar la primera de las partes del documental, la buena noticia que os deja caer Tchort acerca de que está previsto que este sea el inicio de una nueva era para Green Carnation, y que tienen previsto movimiento, a fecha de hoy no sabemos como, al menos durante estos tres próximos años,….BIEN!!!!!!!!!

También te ofrecen dar una vuelta por el estudio de grabación, y conocer una pieza muy importante, en mi opinión, de la maquinaria Green Carnation, al menos en este ultimo trabajo, como es el productor Endre Kirkesola. En esta parte se plasman los primeros días de toma de contacto con la elección del equipamiento técnico que mejor plasme el sonido que el grupo busca. Si que hay que tener en cuenta cosas para grabar un disco, tu que creías que con aporrear los parches ya había suficiente,…

También podéis escuchar al bueno de Kjetil en el capítulo dedicado a las voces trabajando codo con codo con el productor, modificando lineas vocales, y demostrando que se cumple la máxima que el guitarra Bjorn os confiesa: «Durante el proceso de grabación, el 70-80% de las ideas están ya fijadas, el resto, surge en el estudio».

El último capitulo del documental os muestra la reunión del grupo y resto del equipo para la primera escucha del trabajo y el visionado de los primeros capítulos de este documental.

Lista de reproducción con todos los capítulos del documental The Making of Leaves of Yesteryear de Green Carnation

Tras el documental, la siguiente sorpresa de la noche es el visionado en primicia del segundo vídeo extraído de su ultimo trabajo, un lyric video del tema «Sentinels«, realizado por Costin Chiorenau, autor también del vídeo animado del tema «Leaves to Yesteryear».

Veis que sigue en la misma linea que el anterior, coloridos dibujos que casan bastante bien con la temática el tema, letra por otro lado que puede parecer premonitoria, ya que en estos aciagos días, los centinelas del caos han campado a sus anchas por las redes.

Tras el visionado, Kjetil os comenta que tuvieron dudas a la hora de elegir el primer adelanto del trabajo, barajando la posibilidad de que «Sentinels» se encargase de abrir camino, pero al final decidieron que «Leaves…» resumía de mejor manera lo que contenía disco, y se decidieron por lanzarla como adelanto.

En mi modesta opinión, «Sentinels» es un temazo, no tiene desperdicio, pero «Leaves…» es una autentica delicia…

Tras la entrevista, visionado del vídeo del tema «Leaves…», que ya conocíais, pero al que no le hacéis ascos, ni mucho menos, porque ya te digo que es un autentico temazo, de principio a fin, dejándote con la piel de gallina gracias a ese final tan épico enfilas la recta final, ya con unas ganas locas de concierto.

Comienza el concierto

Y amiguitos…se apagan las luces de la sala….

Tras unos minutos de espera, unas figuras ataviadas de riguroso negro van tomando su lugar en el escenario.

Amplio escenario, como no podía ser de otra forma, manteniendo las rigurosas distancias de seguridad.

Los teclados de Kenneth Silden os dan la bienvenida, uniéndose la guitarra de Bjorn, inundando un escenario en penumbra, solo iluminado por unas blancas luces de fondo. Una atmósfera con aires Pink Floidnianos, que poco a poco os adentra en las notas de «My Dark Reflection of Life and Death», primer tema de la noche.

Aparece la figura de Kjetil y ya podéis ver al grupo en su totalidad sobre el escenario, fantástico escenario, apoyado por un juego de luces soberbio, prescindiendo de coloridos y centrándose en el contraste entre oscuridad y luz.

Gran inicio, con un sonido perfecto y un grupo metido en harina, concentrado y con los normales nervios del directo, iniciando la noche con un temazo del pasado, rescatado para este su nuevo trabajo, y que es una autentica joya.

Sin tiempo de reacción, envueltos en el aura pinkfloydana en la que nos ha introducido la guitarra de Bjorn, «Sweet Leaf» es el siguiente tema que el grupo os entrega. Versión eléctrica, ya que pertenece a su Acustic Verses. Encaja perfectamente como continuación de la anterior «My Dark…», y podéis ver que las primeras sonrisas furtivas empiezan a aparecer entre los integrantes del grupo, exceptuando al siempre concentrado y vigilante Tchort, que sigue a lo suyo, y nosotros que lo agradecemos.

Tal vez sea una impresión equivocada, pero te ves viajando en el tiempo y re-descubriendo «The Wall» de los mencionados Pink Floyd, esas guitarras, las atmósferas, incluso las voces de Kjetil…

Magníficos juegos de luces en un escenario, igual me repito mucho, fabuloso.

Con el bueno de Jonathan a los parches y una intro de Kenneth a los teclados, os metéis de cabeza en una muy cañera en directo «Myron & Cole», de su trabajo A Blessing in Discuise, de 2003. Muy potente interpretación, suena de lujo, muy cañera, y muy efectivos los coros de Stein y Kenneth. Kjetil se va soltando conforme avanza el concierto, y va llenando un escenario enorme, ganando la partida a ese distanciamiento social que amenazaba con enfriar el ambiente de directo. Aunque respetándolo en todo momento, todavía queda mucho camino por andar.

Un épico final por parte de Kenneth a los teclados os lleva a la ENORME, si con mayúsculas, ENORME, «Leaves to Yesteryeas», primer tema «nuevo» de la noche, si aceptamos que el tema de apertura del concierto data del año 2000. Enorme tema, enorme interpretación, si en disco parecía un tema épico, en directo se salta por arriba todos los calificativos existentes.

Regresáis a su trabajo A Blessing in Disguise para encontraros con «Lullaby in Winter», con su tranquilo inicio de la mano de Tchort, una entrada preciosa al tema, logrando que broten lamentos de las seis cuerdas,…Vuelvo a repetir, se esta tomando este concierto muy en serio, lo que es de agradecer.

«Rain», perteneciente al mismo disco, os introduce en la penumbra que reina ahora en el escenario con sus hermosas armonías, llevándoos a un mundo imaginario que solo Green Carnation sabe crear. Durante el desarrollo del tema pasáis de la delicadeza mas frágil a la potencia mas cercana a aquel lejano Death metal del que Green Carnation provienen, y lo hacéis de la forma mas natural del mundo, sin estridencias, sin corta-pegas, con una facilidad pasmosa. Durante este tema la iluminación se toma un respiro y os deja al grupo desnudo, sin artificios que puedan despistaros, y el grupo responde con contundencia, con un Kjetil ya dueño absoluto del lugar.

«Sentinels», de su último trabajo, toma el relevo sin solución de continuidad, empalmando con el final de «Rain», y vuelve la luminosidad al escenario, como lo hace en el vídeo musical que habéis podido disfrutar en primicia antes del concierto, llenando el lugar de luces de colores. Enorme trabajo de Stein a las cuatro cuerdas, que no ha parado de moverse en todo el concierto, y lo tenéis empapado en sudor, dándolo todo. Gran trabajo en su instrumento y en el apoyo en los coros durante todo el Show.

Canción exigente en el plano vocal, de la que Kjetil sale muy bien parado, imprimiéndole un toque mas duro si cabe que en la versión del disco.

Y sin dejaros ni tomar aliento, «Pile & Doubt» os vuela la cabeza. Mucho mas cañera que en su versión del trabajo The Quiet Offspring, con un estribillo muy coreable en directo, es en mi opinión un acierto seguro, y ojala sigan manteniéndola en su setlist. Una despedida a capela del tema os hace derretiros e hincar rodilla en tierra. Impresionante.

Una pequeña introducción a los teclados por parte de Kenneth os lleva a «Hounds», último tema de su trabajo que os faltaba por descubrir. Una maravilla «made in Green Carnation», con un melancólico inicio del que  Tchort se encarga de sacaros a empujones, a golpe de potente riff.

Gran juego de luces, a merced de las necesidades del tema, que os hace viajar hasta los parajes que el grupo decide, son sus reglas, es su juego, y tu estas aquí para disfrutar.

Pero todo lo bueno tiene un final, y Kjetil os anuncia que este va a ser el último tema de la noche. Os agradece a todos los presentes vuestro apoyo y da paso a «When I Was You», perteneciente a su trabajo The Quiet Offspring, último tema de la noche, como digo, y que es el encargado de despertaros de este hermoso sueño del que habéis disfrutado. La guitarra espacial de Bjorn mece vuestros últimos momentos de ensueño con un teclado que te va demoliendo por la retaguardia.

Épico final de concierto, con una jam alargando el final del tema  para dejaros con un inmejorable sabor de boca.

«I was You, and you were blind»

Confiésalo sin miedo, te has enamorado de nuevo, y la vida, aunque no sea maravillosa, si que es verde.

Finalizado el concierto, todavía no repuesto de la impresión que te has llevado, vas a tener la oportunidad de charlar con el grupo, de agradecerles personalmente el trabajo realizado y de confesarles que …

BIP,BIP,BIP,BIP,BIP…

Medio dormido todavía, sin saber donde te encuentras y si ha sido realidad o solo un sueño, apagas el despertador y compruebas que hoy, lunes por la mañana, tu habitación huele a claveles, a claveles verdes…

Web oficial Green Carnation

Redacción: Carlos G. Citoler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *