Reseña «ÍNIA» de FROZEN SHIELD

Reseña «ÍNIA» de FROZEN SHIELD

9 out of 10 stars (9 / 10)

«De un tirón, pasa que no te das ni cuenta, parece que sean extranjeros».
Valiente tontería esto de que parezcan de fuera por lo bien parido que está este trabajo, pero por desgracia somos un país de acomplejados, y donde hubo, siempre queda,…

Este pasado 4 de noviembre vio la luz esta joyita épica llamada Inia, primer largo, tras más de diez años de existencia, de los barceloneses Frozen Shield.
No nos engañemos, además de acomplejados, somos un país jodido para dedicarse a la música, cae lejos la fría Finlandia y las luces de Sunset Strip no iluminan nuestras salas.
Tras innumerables cambios de formación, idas y venidas, tentaciones de tirarlo todo por la borda y deseos de que ahora sí que sí, el quinteto catalán, de la mano de Helheim Records, nos presentan, como decíamos, su primer largo, tras una década de lucha por la supervivencia.

Quienes pintamos canas, tal vez recordaremos que en estas fechas tan señaladas y bonitas en las que nos encontramos, años atrás, se estrenaron los diferentes capítulos de la saga El Señor de los Anillos en cine, y ahí es donde precisamente este plástico de Frozen Shield nos transporta.
Con los primeros sonidos de apertura de A New Tale Is To Begin iniciamos un épico viaje a  campiñas imaginarias, escenarios irreales llenos de magia y mundos de fantasía, lugar que estos cinco barceloneses han creado para nosotros.
Un viaje gigantesco que resume a la perfección The Greatest Journey, siguiente tema del disco, y aprovechando este pésimo juego de palabras, un recorrido por todo lo bueno que Frozen Shield nos tienen preparado: épica a raudales, una voz gutural que te rompe los esquemas cuando entra en acción, dotándolo de una dureza todavía mayor, y una infinidad, pero infinidad de infinitos aunque nada aburridos, detalles y juegos de melodías con las que quedar prendado a las primeras de cambio.
Pasajes festivos conjugan a la perfección con otros más pausados y acústicos, todo ello salpicado de unos juegos de voces y coros que convierten este tema, a mi corto entender, en firme candidato a tema estrella en sus directos.

Pero no todo es fiesta y bailoteo en Inia, ni mucho menos, y Land Under Storm es la clara muestra de ello.
Sin dejar a un lado la épica, un halo de oscuridad cubre esta joya de tema.
Cruce de voces limpias y rasgadas, con apoyo lírico de fondo, y multitud de detalles escondidos que van apareciendo a través del desarrollo del tema.
Segundo single adelanto del trabajo, si no me equivoco, que ofrece una vertiente más oscura y que a mí personalmente me atrapó desde la primera escucha.
Tiene algo, y no me preguntes el qué. Los musicólogos buscarán escalas menores, arpegios o demás tecnicismos, yo solo te digo que encierra una magia y una oscuridad oculta que te atrapará si te acercas.

Abrasivos y cañeros temas como Inia y Warrior Woman no van a dejar que dejes de mover la cabeza y los pies, pero lo más chocante de la historia es que incluso dentro de estos temas más agresivos, sin que suenen a pastiche mal añadido, rumores de riachuelos y dulces violines conviven perfectamente con la atronadora voz de Ümbra y la apisonadora que forman Arnau y Gerard a la base rítmica.

Si seguimos avanzando en el desarrollo de este trabajo … No, para, venga, detengámonos que ya veo dónde va a parar esta reseña,…
Mira, sinceramente, que queréis que os diga, que no vale la pena que sigáis malgastando tiempo leyendo, aunque como lea esto la jefa me va a pelar vivo…
Que conste que hasta el momento en el que llegó esta maravilla a mis manos, desconocía la existencia del grupo y de sus correrías, y a fecha de hoy seguimos en las mismas, para qué negarlo.
Y gran parte de culpa lo tiene Inia, y la dificultad de sacarme las melodías que encierra en la cabeza desde que le di al play.
Si queréis que sigamos contando las bondades del disco, que las tiene a raudales, por mi seguimos, sin problema, yo lo tengo de fondo y nos podemos explayar lo que desees.
Pero siempre a costa de que tu pierdas un valioso tiempo que podrías invertirlo en buscar el banner que la jefa habrá colocado estratégicamente y que te llevará de cabeza a este mundo de fantasía, del que difícilmente podrás ya escapar.

Si, podría contarte la extraña sensación de sentirse en un gran salón de baile de otra época escuchando Voice of the Tide o la maravillosa The Lair of the Mad Magician, danzando entre extraños que ocultan sus caras tras extrañas máscaras, con multitud de pasajes superpuestos y unas guitarras asesinas que Isaac y Marc nos regalan.
O la más dulce belleza llevada a un pentagrama que nos regala In a Timeless Dream, antes de tornar en tormenta al final del tema y acabar por todo lo alto.
O el gran final de fiesta que supone Canvas Of Snow, con su demoledor inicio, a modo de despedida, que vuelve a dejarnos extasiados con su magnífico final.

Podríamos extendernos hasta la eternidad, y tu perderías un valioso tiempo sin descubrir de verdad la joya de la que estamos hablando.
Si no fuese porque el ansia ha sido más fuerte y llegamos tarde, te recomendaría que te hicieses con dos copias de este Inia y así nos ahorraríamos los gastos de envío, mitad para cada uno.
Pero, amig@, yo ya he caído en sus redes y vas a tener que hacer pedido tu sol@,…
Hay trabajos que hay que tenerlos entre las manos, para mañana poder saborearlos y que nos vuelvan a transportar a donde ayer nos llevaron.

Sería bonito poder averiguar en nuestras carnes como Isaac y los suyos llevan al directo un trabajo en el que las orquestaciones tienen tanta importancia y presencia, ojalá lo podamos comprobar pronto, y las nubes que se ciernen sobre nuestras cabezas no tarden en desaparecer.
Barcelona queda cerca de casa, y Zaragoza es folk, metal y lo que le echen.
Que no te de pereza las etiquetas. Ni Death, ni Viking, ni folk ni Metal.
Ínia es pura aventura, puro sueño, pura fantasía…

Redacción: Carlos G. Citoler

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *