Reseña «Juglar» de HADADANZA

Reseña «Juglar» de HADADANZA

8 out of 10 stars (8 / 10)

No es buena manera de ponerse a descubrir a una banda que no conoces con ideas preconcebidas ni, en la mayoría de los casos, haciendo mucho caso a las notas de prensa que acompañan sus trabajos.

A principios de septiembre del pasado año, los alicantinos Hadadanza publicaron «Juglar», su segundo trabajo discográfico, primero «enchufado», que cierra la historia que se inició con su debut «Magia».
Dejando a un lado el aspecto musical, de ley es reconocer el esfuerzo de la banda por crear alrededor de estos dos primeros trabajos un mundo imaginario que sirve de cimientos sobre los que tanto música como letras adquieren el sentido que la banda quiere darles, y que nos llevan a través de una historia que tiene su punto final en este «Juglar».
Un muy trabajado libreto interior acompaña a este disco, a todo color, dejando claro que estos modernos juglares tiene mucho que contar.

Desde la inicial «Becainel», nana que va ganando en intensidad y epicismo durante su desarrollo, hasta «Una Alegre Despedida», tema que cierra el disco, Hadadanza te lleva a su terreno, un mundo imaginario lleno de dulces melodías, juguetonas flautas, preciosistas coros y todo ello dirigido por la saltarina voz de David.
Temas muy festivos como «Soy Trovador» y «Corazón de Hojas Secas», con melodías muy bailables en directo, perfectas para desatar el buen rollo y la alegría cuando nos esté permitido.
Continuamos la fiesta visitando «La Posada del León», dónde Dani de Lepoka nos pone de beber, y a la luz de las estrellas, Clara de Embersland nos enamora en su duelo a las voces con David en «Sol y Luna«.
Precioso caramelito a mitad del disco, arropado por un genial trabajo de teclas y vientos.

Que a estos alicantinos les vuelve loco las historias escritas no es un secreto a estas alturas, y muestra de ello es el lujo que se permiten de dedicar la festiva «La Biblioteca Imaginaría» a esos Santos lugares, que deberían ser de culto.
Gran trabajo de José a las guitarras y Alberto a las cuatro cuerdas.
Y angustioso el trabajo de David, por quién rezamos para que no se atragante en medio del galopante estribillo, ya que se hace difícil meter más letra por segundo sin que se lengua la trabe.

La homónima «Hadadanza» se perfila como himno en directo, final de fiesta perfecto, gaitas incluidas.

«El Increíble Final» es un perfecto compendio de lo que puedes encontrarte en Juglar, voces colaborando, juegos de instrumentos completándose entre sí, aromas árabes y mucha fiesta y buenas vibraciones como para tapar el sol.

Con «Una Alegre Despedida» nos dejan con ganas de más, dando por finalizada una historia que sin duda, continuará.

Si te acercas a Hadadanza, como hizo este humilde servidor, con la idea de encontrar un clon de una reconocida banda de «folk endurecido» que todos tenemos en mente, puede que te lleves una primera desilusión.

Pon la mente en blanco, prepárate para disfrutar de casi una hora de buen rollo, fantasía y cruce de melodías a granel. No solo de doble bombo vive el hombre, ni de guitarras cortantes a tutiplén.

Hadadanza pone a tu alcance un viaje a tierras lejanas, a lomos de sus pegadizas melodías, dirigidas por un narrador de ensueño, y te recomiendo que te agarres a ellos y empieces a disfrutar.

Recientemente, como regalo de reyes, la banda nos presentó “!Derry Dol!”, y nos vuelve a descolocar.

Con una producción mas potente, mucha mas pegada para aquellos que echaron de menos mayor potencia en Juglar, los alicantinos se destapan con un nuevo himno, y tal vez una pista de por dónde irán los tiros en cuanto a la temática de su futuro nuevo trabajo discográfico.

Coros épicos y mayor contundencia en el aspecto musical, el juego de melodías envolventes no nos abandona, y da la sensación de que se abre un nuevo camino a recorrer por parte de las huestes alicantinas.

Interesante adelanto, parece que estamos ante un nuevo y fascinante viaje, esta vez a las tierras del maestro J.R.R. Tolkien.

Amigos, la comunidad emprende su viaje, y un servidor, sin dudarlo, se une a ella.

Redacción: Carlos G. Citoler

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *