Crónica THE ARROGANTS + FOR SALE en Zaragoza (4 Julio 2019)

Crónica THE ARROGANTS + FOR SALE en Zaragoza (4 Julio 2019)

Vi que eran franceses con la etiqueta «mod» implícita y me picó la curiosidad. Una sonrisa vino acompañada de flashes de mi adolescencia recordando Quadrophenia y a «The Who» y aún me gustó más la idea de acudir. Leí que actuaban en Las Armas y ya decidí totalmente ir. Descubrí que habían actuado hace dos años en La Bóveda del Albergue y comencé a imaginar una banda consolidada con años de experiencia. Comprobé que el evento era gratis junto a una banda local y me pregunté qué es lo que lleva a un promotor a realizar estos actos pero, sin darle muchas vueltas al tema, me sentí agradecido por ello y por todos los que, seguro, iban a acompañarme en una divertida sesión de puro Rock’n’Roll.

Llegué a la sala para ver al grupo que abría, los veteranos For Sale, que hacen un pop divertido con tintes de «los cuatro de Liverpool» y los «Kinks», entre otros. Me agradó enormemente encontrarme un recinto con muy buena ocupación. Una de las cosas que más me gusta de acudir a conciertos de diferentes pelajes es encontrar público muy variopinto acudiendo a cada uno de ellos. En este caso, era gente de más de 40 años en su mayoría que bailoteaba alegre al son de los maños.

Cuando salieron The Arrogants, me sorprendió gratamente la juventud de la mayoría de los integrantes del grupo que intuyo no superior a los 22 años en algún caso, aunque, perdónenme, quizá el que suscribe empieza a peinar alguna cana y, unido al lamentable estado de la música en directo en este país, me cuesta imaginar a gente tan joven en un escenario (especialmente si vienen de fuera de nuestra frontera). La insultante juventud iba unida a un desenfado genial en su desempeño, por algo se llaman Arrogantes. Durante una hora y poco nos escupieron un rock directo con distorsiones crudas y sencillas de sus guitarras, sin florituras pero con ritmo, mucho ritmo. Acostumbrado como estoy a directos de Death, Thrash u otros, me gustó ese sonido guarro que, a la vez, permitía diferenciar melodías. No en vano practican un rock garajero muy currado y nada suave pues incluso rompieron cuerdas en varias ocasiones. A su actitud y buen hacer con los instrumentos les acompañaba un aspecto viejuno acorde a lo que nos estaban ofreciendo desde el escenario. Eran unos críos recién llegados de 1968 que me recordaron a una extraña mezcla en ocasiones a Joy División y los Ramones, si es que eso pudiera existir.

Un enérgico bis cerró el día y despidió a los abultados asistentes en una simpática noche en la que disfrutamos de un buen concierto en las Armas, gratis, no lo olvidemos,  con una banda que, seguro, irá creciendo. Esperamos con ganas su regreso a la ciudad.

TEXTO Y FOTOGRAFÍA: RAÚL EMBID
THE ARROGANTS
THE SALE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *