Crónica UMBRA + ARKEN (2-3-2019) Sala Z

Crónica UMBRA + ARKEN (2-3-2019) Sala Z

Los conciertos que montan las propias bandas, para mí, tienen un algo especial, un halo de genuina honestidad sin esa alargada sombra que proyectan los promotores sobre sus producciones. Y cuando, además, se monta un concierto desde el compañerismo y la amistad, aún mejor que mejor. Arken, venidos desde Granada, se arrearon nueve horas de coche para poder actuar en Zaragoza sin saber siquiera si iba a haber público en la sala Z, recordad que ese sábado comenzaba el puente de la cincomarzada y encima estaba el fútbol, Madrid – F.C. Barcelona, y esa soba de kilómetros y esfuerzo económico es llevar rock and roll en las venas. Los Arken llegaron reventados del viaje, y a pesar de todo, estaban pletóricos de ganas y fuerza para afrontar su primer concierto en la capital maña, como bien demostraron, pero eso ya lo cuento luego.

Ahora lo que toca es un pequeño tirón de orejas a la Sala Z. A ver, la Z es un espacio que desde hace mucho tiempo opera de una manera un tanto singular, y esa noche no fue una excepción. No es de recibo que si anuncias un concierto a las 20:30 tardes casi una hora más en abrir las puertas, esto va en su propio detrimento, ya que durante esa hora en que  retrasaron la apertura del local el personal podía haber estado consumiendo, a ver, que somos Heavys y a los Heavys nos gusta beber, y en vez de eso nos dejaron plantados en la calle con un palmo de narices y claras muestras de descontento en toda la peña. Bueno, al final se levantó la persiana y no llegó la sangre al río. Entramos, y mientras las bandas ultimaban algún detalle nos pedimos unas jarras.

ARKEN: SINFONÍA NEOCLÁSICA

Sobre un escenario casi a oscuras comenzó la intro que abre los conciertos de Arken ,“Stagnation”, y unas figuras oscuras pertrechadas con máscaras se apoderaron de la escena, a la contra luz que proyectaba el antifaz de Erik Rayne, el guitarra y voz, y el de David Romera, el bajista y coros. Comenzó la tralla de Arken, una banda que sabe mezclar el lirismo neoclásico con el Metal más afilado, rápido y contundente, que dejan claro en las melodías vocales de Erik y los growls de David. “Tomorrow’s Eve” comenzó sin pedir permiso, y con el tema empezaron los problemas técnicos, el ampli de guitarra quedó mudo por completo, pero no resultó impedimento para que los granadinos afrontaran el show con profesionalidad. “Last Day on Earth”, el segundo single de su rosco “Chronicles of the Fall” siguió a pelo, tocando por instinto, y oye, salvo alguna cosica lo hicieron genial. Con “Blood of the Thracian” dedicada a Espartaco y su rebelión de esclavos, y primer single de la banda, dejaron claro que no iban a detener el concierto para intentar solucionar los affaires técnicos, que aquello iba a continuar, habían venido a tocar, e iban a tocar. Tralla casi thrash la del tema del tracio gladiador que nos invitó a seguir atentos a su “Behold Black Waters”, cuarto tema sobre las tablas y nuevo problema técnico. la banda perdió la monitorización que recibían a través de los auriculares y dejaron de oírse a ellos mismos. Aquello parecía una broma del destino, pero Arken se negó a que aquello fuese la crónica de una caída y remontaron vuelo con “Insolence”. La calidad compositiva de la banda se dejó notar, así como la maestría técnica, sobre todo de David al bajo y de Erik a la guitarra. La banda suena cañón, y mejor podría haber sonado sin tanto fallo técnico ajeno al grupo y sin los consiguientes enfados, mal disimulados, y nervios por lo que estaba ocurriendo. Erik se quitó la máscara agobiado de “calor”, pero siguió para darnos cera con “The Fall”, “Persephone” y “Broken” con la que cerraron su set de esa noche. Arken nos enseñaron que en esto del Metal tienes que tenerlos bien puestos cuando las cosas salen mal y que hay que darle al respetable, que ha pagado una entrada, lo mejor que llevas dentro. Arken tienen la intención de volver sobre las tablas zaragozanas tras el verano.  En palabras de Erik Rayne, líder de la banda.

“Queremos hacer el espectáculo de verdad, sin estas movidas. No me gusta dejar las cosas a medias”.

Set List:

  1. Stagnation (Intro)
  2. Tomorrow’s Eve
  3. Last Day on Earth
  4. Blood of the Thracian
  5. Behold Black Waters
  6. Insolence
  7. The Fall
  8. Persephone
  9. Broken

UMBRA: SANGRE DE HEAVY METAL

Umbra tiene algo de lo que no muchas bandas pueden presumir, y eso que tiene Umbra es actitud y personalidad sobre un escenario. Esto es Rock and Roll, chicos, Heavy Metal, en esto, no se trata de pegarte horas en tu cuarto machacando las seis cuerdas, y llegar a ser un virtuoso de la hostia, para luego montarte una banda con botarates de tu calaña y subir a un escenario sin menos sangre que un piojo, quieto como una estatua y fijando la mirada en los focos porque te da miedo mirar a la gente. Al público hay que mirarle a los ojos y comértelo crudo, de eso se trata el Metal, de actitud y de transmitir una energía única en este mundo. Pues los Umbra la noche que tienen concierto se ahorran la cena, ya que se nos comen por los pies. Y de los cuatro, el más “caníbal” es David Lawless su líder, un alma indomable y un frontman de los que se ven pocos. Un tipo que lo da todo, que siente lo que canta y sabe transmitir toda su energía con presencia y arrojo.

Sin muchas presentaciones comenzaron a darle duro al Metal los chicos de Dee Snider… uis perdón, los chicos de David Lawless. Es que aquí el David apareció disfrazado de Dee Snider, sin cortarse un pelo, claro, como estábamos en la noche de carnaval… y uno ya llevaba unas jarras encima pues me confunde la noche… Nah, es coña, que uno es muy profesional en estas cosas… o algo…

Con mucho mejor sonido que Arken, Umbra descargó para empezar a calentar la noche su “Sangre de Metal” unida con “Venganza”, el tercer tema de su, hasta ahora, único cedé “Sangre de Metal”. La voz de David sonaba potente, aquello empezaba muy bien. La emotiva “En Algún Lugar” siguió, y se notó que la banda toca este tema desde el corazón. Para quien no lo sepa, el tema está dedicado a Mario Iglesias, joven músico zaragozano, por desgracia ya fallecido. Con la versión del “I Wanna Rock” de Twisted Sister, David se metió del todo en la piel del cantante de los de New York, que para algo iba disfrazado de Tuistersistero, aunque ese disfraz colocado en la percha de David deja de serlo, ya que él es así, puro espectáculo. El tema, muy bien sacado adelante, animó a la incondicional asistencia, que para ese momento ya casi llenaba media sala. Siguieron con “Incondicional” y otro mix de dos temas “Mírame y Esclavos”, para desembocar en la segunda versión, una eléctrica y Heavy “Zombie” de los Cranberries, muy Umbrificada, como deber ser. Con “Falsas Apariencias” y “Sueña”, tema nuevo, o casi, que prometen para su segundo disco, nos dieron cera de lo lindo. “Adiós” cerró el set, balada desgarrada a medio tiempo con un potente sonido. “Heroína de Seis Cuerdas”, su himno a la guitarra, abrió el extended time de dos temas que cerraron con una estupenda versión del “I Want Out” de Helloween en la que invitaron a subir a los miembros de Arken, subieron David, su bajista y Ulrich su nuevo guitarrista. Erik y Xabier se habían ido al cajero a por pasta… cosas del directo, pero bueno, ahí los chicos se lo pasaron genial pegando botes como locos. Umbra demuestran una estupenda forma en directo que seguro saben plasmar en ese segundo trabajo de estudio en el que están inmersos. Una gran banda para los que sabemos disfrutar del buen Heavy Metal y nos hierbe la sangre de esa heroína que destilan las seis cuerdas. Estaremos atentos a esa nueva grabación de la banda que promete otro buen disco de Metal aragonés.

Set List:

  1. Sangre de Metal / Venganza
  2. En Algún Lugar
  3. I wanna Rock (Twisted Sister cover)
  4. Incondicional
  5. Mírame / Esclavos
  6. Zombie (The Cranberries cover)
  7. Falsas Apariencias
  8. Sueña
  9. Adiós
  10. Heroína de Seis Cuerdas
  11. I want Out (Helloween cover)

 

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS: KARLOS KVINTO ROJO

 

1 comentario

  1. Enhorabuena por una crónica tan acertada y tan bien expuesta. Un aplauso a los Arken por su actitud en el escenario a pesar de las dificultades técnicas. Y que decir de Umbra mi grupo fetiche. Los adoro.
    Gracias de nuevo a Karlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *