Una ola de calor y de rock asola el Download Festival 2019. (Crónica)

Una ola de calor y de rock asola el Download Festival 2019. (Crónica)

Hoy hablamos del Download Festival, uno de los acontecimientos musicales dentro del mundillo del rock y metal mas importantes a nivel nacional. La tercera edición de Download Festival tuvo lugar este pasado fin de semana durante los días, 28, 29 y 30 de junio en la ciudad de Madrid.

A una hora y media en AVE de Zaragoza este festival se convierte en una alternativa muy viable para disfrutar de una de las mejores experiencias mas divertidas y agotadoras que hay, el vivir un festival de metal de grandes proporciones.

Ya en la ciudad el festival es fácilmente accesible por transporte público y este año la organización pedía con especial interés el que los asistentes se movieran por este método ya que el lugar no goza de un espacio lo suficientemente grande para que el público traiga su vehículo privado. Si vas con tu propio vehículo, cárgate de paciencia para buscar sitio por el barrio de San Fermín. Estas limitaciones que pueden afectar mas o  menos la experiencia de este festival, al igual que la gran ola de calor que nos acompañó este fin de semana, que marcó y de qué manera el devenir de los acontecimientos.

Pero vamos a lo que vamos y centrémonos en lo que realmente importa, la música.

VIERNES 28 de Junio

El viernes fue un día con un cartel de lo mas variado donde Scorpions comandaban como cabezas de cartel del día. Con una entrada fluida, sin apenas colas y el engranaje del festival preparado, casi 22000 personas se congregaron  en el recinto aledaño a la Caja Mágica.

Hiranya desde el Stage 4 fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida al festival. Grupo tras grupo fue avanzando la jornada hasta Vita Imana, la primera banda en actuar en el Main Stage 1 arrasando de groove metal nacional un escenario que se comieron con creces y con un sonido espectacular. Mero Mero demostró que tampoco se le queda grande la banda como ya constatamos este pasado mayo en Zaragoza.

Los fineses Children of Bodom salieron a luchar en dura pugna contra el sol que les esperaba amenazante en el Stage 2 junto con unas rachas de aire que no les ayudó mucho a sonar como debieran . Ha sido larga la espera para conocer lo nuevo en forma de su flamante nuevo disco titulado «Hexed» el cual no faltó en Madrid junto con clásicos como «Hatebreeder».

Papa Roach eran uno de los platos fuertes de la jornada para los aficionados mas rockeros y no defraudaron. Encabezados por un inconbustible Jacoby Shaddix la banda consiguió arrancar cientos de saltos a los allí presentes transformando el Stage 1 en una verdadera fiesta californiana. La banda también estrenaba trabajo, su «Who Do You Trust?».

También tuvimos guerra, asedio y batalla final con unos Sabaton que demostraron que la próxima gira que preparan para el año que viene por España será todo un éxito. La banda congrega a cientos de fans y lo demostró con la legión de seguidores que asistían al Download de este año con Sabaton como una de sus actuaciones de obligada asistencia.  El concierto lleno de éxitos de apenas una hora  supo a poco a los que estuvieron luchando contra el fuego y la pirotecnia que a 35 grados de temperatura se convirtió para muchos en una lucha entre el sufrimiento y el placer de su música.

Finalizando la jornada recibimos a unos Scorpions que ponían la guinda al pastel de una jornada de lo mas variada. Los alemanes consiguieron crear un ambiente espectacular a cargo de unos audiovisuales proyectados en unas pantallas a dos niveles. La banda en su conjunto no se quedó atrás en su actuación desprendiendo una energía envidiable, especialmente Rudolf Schenker, al cual no parecen pasarle los años. Seguramente si le hubieran puesto un escenario mas grande, lo habría vuelto a hacer pequeño. No nos olvidamos tampoco del solo de batería de Mikkey Dee volando por los aires. Todo un espectáculo.

Scorpions cumplió con nota su deber esa noche, actuar como cabeza de cartel y calmar la sed de éxitos a muchos de los que allí habían venido de propio para escuchar a unas leyendas de la música en directo. Con esto no terminaba el festival, ya que continuaban las bandas, como los hard rockeros Turbonegro y su divertidísima actuación. Aunque para nosotros el viernes terminaba aquí hasta el siguiente día.

SÁBADO 29 de junio

El sábado comenzaba con un calor sofocante haciendo mas duro el arduo ejercicio festivalero para abarcar el máximo posible de bandas. En los primeros puestos de la programación destacamos al Altar del Holocausto que después de conocerlos en su pasada actuación en Zaragoza junto a Toundra había mucha curiosidad de ver como se desenvolvían en el Download. Esto mismo fue pensado por muchos de los asistentes que se agolpaban en el stage 4  para ver a la banda en sus hábitos blancos en un concierto mas que notable.

El stoner de Red Flag inauguraba el escenario principal del sábado, solventando una actuación marcada por las altas temperaturas de la tarde, lo que deslució un gran concierto.

Rival Sons le pisaba los pies desde el Stage 2. Los aires setenteros que aporta esta banda se abrieron camino y convencieron al público que ahí se juntaba en un escenario con mucho mejor sonido del que gozó la primera jornada.  Jay Buchanan convencía sobre las tablas cerrando un show perfecto que fue a más, acabando en lo más alto.

Llegaba la hora de subir las revoluciones mientras Megara hacían de lo suyo en el Stage 4 con su show de «Aquí todos estamos locos». Cuidado con Megara que este año han pasado por Download, lo harán en Resurrection y rematarán en Leyendas.  Al mismo tiempo Amon Amarth subían a las tablas del escenario principal para endurecer el ambiente y desplegar su  death metal melódico con temática vikinga en el escenario principal. Esta banda ha sabido aprovecharse de esta moda vikinga que hemos vivido estos últimos años y encumbrarse como un referente dentro del metal vikingo. En el Download consiguieron demostrar porque Amon Amarth está donde está. Tras una pequeña presentación en castellano, la banda arrancó con toda la fuerza con su “The Pursuit of Vikings” comenzando por todo lo alto un concierto que costará olvidar.

En el Stage 2 le tocaba el turno al rock/grunge noventero de Stone Temple Pilots. La banda, que desde hace dos años estrena cantante, Jeff Gutt, alternó temas de su época dorada con los nuevos trabajos que ha estado desarrollando estos últimos tiempos demostrando la buena salud de estos chicos.

Volvemos a cambiar de género y escenario con Slipknot como cabeza de cartel de ese sábado y muy probablemente del festival. La expectación por ver a uno de los reyes del nu metal era alta, lo que congregó a un gran número de personas en las inmediaciones del escenario principal.

El espectáculo que traían los norteamericanos estaba realmente trabajado, no se podía esperar otra cosa de Slipknot, una de las bandas expertas en el arte del disfraz y la máscara de aires macabros en el mundo del rock. Además, la celebración era doble, ya que como bien recordó Corey Taylor, ese día cumplían 20 años de la publicación de su primer disco.

Slipknot no defraudó en un set list completo de éxitos  como “Spit it Out”, «Surfacing», «Psychosocial» o  «Duality». La banda estrenará en agosto su nuevo trabajo «We are not your kind» , por lo que también dejaron sonar algún que otro tema de este nuevo trabajo.

A pesar de lo vivido con los norteamericanos aun quedaba mucho festival y muy buenas bandas, una de ellas, los Berri Txarak, con el firme papelón de mantener el ambiente bien arriba después de la descarga de los de Lowa. Cambiando totalmente de chip, y adaptándonos al trío euskaldún, pudimos comprobar como cambia su directo fuera de la sala, en este formato festival (teniendo presente lo vivido en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza) . Aun así la banda se dejó la piel dando un concierto mas que digno de una cortísima hora con una inmensa cantidad de gargantas coreando sus temas referente. Si esto nos supo a poco la banda aprovechó la ocasión para anunciar un concierto por todo lo alto el 9 de Noviembre en el Wizink Center de Madrid. Con el apunte en la libreta de esta fecha nos despedíamos del festival hasta el día siguiente.

DOMINGO 30 de Junio

Comenzaba una nueva jornada con el sol y el calor marcando nuestra visita a fuego (y nunca mejor dicho).

Toundra nos esperaba en el Stage 1 con sus sonidos cuidados y sus perfectas atmósferas dentro de un rock progresivo instrumental. Esta banda en los últimos tiempos ha sabido subir peldaños de reconocimiento hasta ganarse ese escenario en Download en su Madrid natal. Una banda esta que ya habíamos visto en nuestra ciudad el año pasado en la presentación de su quinto trabajo «Vortex». Nada que reprender a su directo y a su indudable calidad.

Los Soulfly de Max Calavera se preparaban en el escenario de al lado para sacarnos del aletargamiento de Toundra para propinarnos un verdadero recital de tralla. Max Calavera lleva los mandos de la banda con toda la personalidad y las tablas que le dan ser icono del thrash internacional. La banda tuvo que ganarse al personal que acabó claudicando a cargo de éxitos de sus ya once discos de estudio, al que no faltó su última criatura «Ritual».

Volvemos al Main Stage 1. Esta vez nos esperaban Architects, la banda de metalcore con su reciente trabajo «Holy Hell», evidenciando por qué es una banda que no está parando de recorrer festivales europeos durante este verano. Architects maneja al respetable y desencadenó la locura mas de una vez entre saltos,  wall of death y varios mosh pits. Máxima locura para gastar las últimas energías que nos quedaban ese fin de semana y prepararnos para el último concierto de nuestro festival, Tool.

La espera por ver a Tool en nuestro país, había sido larga,  13 años habían pasado desde su última visita y eso en el ambiente se notaba. La emoción y la expectación por ver el directo de esta banda se palpaba y los nervios ante los primeros sonidos de su concierto se traducían en gritos de  histeria en las primeras filas. Unas primeras filas difíciles de acceder ante la gran cantidad de gente que se apelotonaba ante el Main Stage 1.

Tanto tiempo de espera, la imagen que proyectaba, y el estilo que manejan en su música otorgaba a la banda un aire de misticismo tal, que ha promovido hasta diría una  reverencial espera durante todos estos años, hasta que por fin , el 30 de junio se rompió en el Download Madrid.

El escenario, aparentemente sencillo coronado por una estrella de 7 puntas fue transformándose en una verdadera experiencia para los sentidos. Juegos de luces y audiovisuales perfectamente sincronizados con lo que la banda nos estaba contando otorgaban al show un aura totalmente espectacular.

La característica voz de Maynard fue llevándonos por un set list donde no faltaron temas tan imprescindibles como  «Schim» «Vicarious», «Stinkfist» o «Jambi». Tampoco se olvidaron de presentarnos anticipos de su próximo trabajo que será oficialmente lanzado el 30 de agosto.

Y con esto, terminaba nuestro Download Festival Madrid. Una tercera edición, que en comparación con anteriores ha descendido ligeramente la asistencia.  Si esto ha sido un bajón del festival, esperemos que sea para volver a coger impulso. Este, nuestro primer festival,  pudimos comprobar que nos encontramos ante un evento con una organización fantástica donde el trato y la gestión a los asistentes fue fluida, y eso que se sumaba el hándicap de la coincidencia de la ola de calor en nuestro país, un dato bastante importante y que influyó muchísimo en el devenir de los acontecimientos tanto musicales como de todos los que allí íbamos a pasar tres días con grandes expectativas.

Si tenemos que poner un pero, la forma de pago en forma de «CASHLESS TUENTS BY TUENTI «, es decir, a través de un chip ubicado en la pulsera del festival, el cual había que recargar previamente,  parece añadir pasos al proceso de pago de bebidas y comida. Aunque la idea a priori parezca buena, porque es una forma de aminorar tiempos en el pago, añades al visitante pasos extras de recarga y recuperación de tu dinero sobrante. Dependiendo de la afluencia de gente no se hasta que punto es necesario estos procesos. Quizá todo sea cuestión de acostumbrarse.

Nos despedimos hasta un nuevo año del Download Festival con un muy buen sabor de boca donde su característica principal ha sido la variedad de estilos de rock y metal en un mismo evento. Un festival no apto para mentes estrechas, y muy disfrutable para  los verdaderos amantes de la música.

Estos días anunciaba el festival una próxima edición en el 2020. Estaremos atentos. Y qué mas decir, que larga vida al Download Festival.

EVA SOLEMBLA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *